29 marzo 2006

Sobre gustos musicales

La verdad es que ya tenía un post pendiente con esta temática a petición de París desde hace algunos días, pero de nuevo ha sido el empujón de parrulo el que me trae aquí a transmitirles mis inclinaciones melómanas. Y no es tarea fácil, no tanto por la vaguedad (que no vagancia) del enunciado del meme (de esta bloguera).

Tergiversando el título de aquella canción de Golpes Bajos de mediados de los ochenta, vivimos malos tiempos para la música, y quizás en parte por ello o por aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor, casi siempre son canciones con cierta solera las que nos erizan el vello. En mi caso la solera no es mucha, pero sí la suficiente como para que mi hermano, al que le llevo algo menos de cinco años de ventaja, no sea capaz ni de tararear muchos de los títulos que han sido y son significativos para mí. Entran en esta categoría, por ejemplo, tantas y tantas canciones de Mecano. De todas formas, si tuviera que llevarme una única discografía a una isla desierta, me iba a resultar difícil elegir entre poder disfrutar de temas como Aire, Barco a Venus, Hijo de la Luna, Cruz de Navajas o Mujer contra Mujer, frente a letras con un balance de fuerza y sentimiento completamente diferente pero igualmente devastador: You Give Love a Bad Name, Bad Medicine, In These Arms, Bed of Roses, It's my life, Thank you for loving me y prácticamente el album These days entero (hablo de Bon Jovi, por supuesto).

En homenaje a mi madre, no puedo dejar de mencionar a los eternos Beatles y la cristalina voz de Karen Carpenter. Hay canciones de Laura Pausini o Andrea Bocelli que identifico casi unívocamente con personas o lugares, incluso con situaciones. Podría seguir una larga lista que incluiría desde Elton John o The Corrs (en sus primeros tiempos) hasta Alanis Morrisette. Sin embargo, ¿quieren saber cuál es la canción que recuerdos más tempranos me trae? Pues una que se encerraba en una caja de música de cuando era muy pequeña, que sólo años más tarde identifiqué como la bellísima Para Elisa de Beethoven.

28 marzo 2006

La tolerable nimiedad del ser

Después de la trascendencia del último post (bueno, más bien de su contenido, para nada mérito de la que suscribe, obviamente) es un poco complicado volver a la línea de cosas irrelevantes con que riego esta página con irregularidad esporádica, pero a la fuerza ahorcan, que se suele decir, y parrulo me lo ha puesto un tanto más fácil emplazándome desde su blog a seguir una cadena como aquella de las manías que recordarán haber leído por aquí. Como quiera que no me ha parecido mal del todo ;-P y que lo más interesante que ha pasado a mi alrededor estos días (tampoco sin ninguna intervención de servidora, lo prometo) ha sido el vendaval que se ha llevado la cubierta del Coliseum, pues he aquí mis respuestas:

10 años atrás, _luara_...
... tras un difícil período inicial de adaptación a la nueva ciudad, cursaba segundo de BUP en el que iba a ser el año más feliz de todos los de su etapa en el instituto. Los mejores amigos, los mejores momentos, todo transcurrió allí. El período de calma que precede de nuevo a la tormenta, pues no podía imaginar que año y medio después otro terremoto sacudiría su vida llevándola de nuevo lejos, a empezar desde cero otra vez...
5 años atrás, _luara_...
... acababa de terminar los exámenes de febrero en su tercer año en la universidad y comenzaba el segundo cuatrimestre. En unas semanas cumpliría el primer año de la relación más larga que había logrado mantener hasta el momento (contra todo pronóstico, según su propia intuición). Y es que dicen que la mejor manera de que algo no dure es precisamente pensar que no va a durar...
1 año atrás, _luara_...
... preparaba su segundo viaje a Alemania, el primero a Stuttgart para visitar a calvaris que estaba allí de Erasmus. También andaba a vueltas con los trabajos de investigación, que debía terminar en unos meses para presentar el DEA (Diploma de Estudios Avanzados). ¡Ah! Y con el primer año de un máster de la UNED. ¡Ah! Y con el trabajo en el laboratorio. ¡Ah! Y con... millones de cosas más, para variar :-D.
ayer, _luara_...
... fue a trabajar, un poco más a rastras que otros lunes después del cambio horario. La jornada transcurrió sin sobresaltos, que llegaron ya en casa de calvaris, ayudándole a reacomodar a Catalina y su nueva e inesperada camada de hamstercillos y luego cerrando la velada con una partida de Resident Evil: Code Verónica O:-).
las 5 mayores alegrías de _luara_
  • cada uno de los reencuentros con viejos amigos después de haberse mudado de ciudad 2 veces
  • el día en que sus compañeros de promoción le hicieron pasar uno de los momentos más emocionantes de su vida durante la cena de graduación
  • el día en que sacó su primera (¡y única!) matrícula de honor de la carrera (¡y ni siquiera fue en una de sus asignaturas favoritas!) :-D
  • el día en que conseguió su primer trabajo (bueno, eran unas prácticas durante el verano pero eran en otra ciudad, apenas acababa de terminar 3º de carrera y... ¡le iban a pagar por primera vez y el alojamiento estaba incluído!)
  • el día más romántico que nadie le ha hecho vivir, el 15 de mayo de 2004 :-*
5 cosas que _luara_ adora comer
Palomitas de maíz, chocolate con almendras, ensalada de pasta, toda clase de fruta (en especial los cítricos) y una reciente incorporación: canelones de espinacas :-D (el orden no tiene por qué ser necesariamente el indicado, pero se aproxima mucho :-)).
las 5 nominaciones de _luara_
calvaris, Mati, hannuskah, Rigel y richie (a ver si le damos algo de vidilla a su weblog ;-))

22 marzo 2006

Alto el fuego

Multitud de sitios web se hacen hoy eco de la noticia más comentada de las últimas horas, pero comprenderán que yo no puedo dejar de hacer lo mismo. Es demasiado trascendente.

Como ya sabrán, pasadas las doce y cuarto de la mañana las redacciones de los periódicos echaban humo reproduciendo el último comunicado de ETA, en el que declaraba un "alto el fuego permanente a partir del 24 de marzo de 2006".

A estas horas, tras el pleno del Congreso de esta misma tarde, los principales grupos políticos ya han tenido oportunidad de manifestar sus impresiones, opiniones e intenciones, como también lo han hecho diferentes estamentos jurídicos, europeos, medios extranjeros... mientras que la ciudadanía en general ha acogido la noticia con una mezcla de esperanza y precaución.

Si ha habido un momento en el que la política tiene que demostrar que sirve para algo, es éste. Si ha habido un momento en el que los políticos tienen que probar que merecen estar donde están, es ahora. Adelante.

Actualización: nuevo comunicado.

20 marzo 2006

Día internacional sin carne

Pues casi de casualidad de he enterado de que hoy se celebra el Día Internacional sin carne, lo cual no hace más que reforzar mi teoría de que no sólo hay "días" para casi todo, sino que los hay de primera y segunda categoría. Porque, sean sinceros, ¿quién de ustedes lo sabía de antemano? Pues eso.

El caso es que ya que la Puerta del Sol me queda un poco lejos para ir a manifestar mi condición de vegetariana y desnudarme para convencer a otros de que sigan mi ejemplo (el de comer vegetales, no el otro... bueno, o también :-S), pues he decidido hacer balance de los casi cinco meses que se cumplirán en breve desde que tome la decisión. La verdad es que tengo que reconocer que pensé que sería más difícil, sobre todo por la parte de la fuerza de voluntad o la pereza. Por supuesto, me he encontrado en muchas ocasiones ante la alternativa única o la falta de alternativas, certificando lo lejos que estamos en este país de eso que llaman Europa incluso en cuestiones tan elementales como las alimenticias. Sin embargo, no todo ha sido negativo: he descubierto y re-descubierto ingredientes que nunca había probado o que siempre había deplorado, como por ejemplo la piña en la pizza o las famosas espinacas :-D.

19 marzo 2006

Sobre normas sociales

Toda sociedad tiene una serie de reglas no escritas cuya intención es gobernar del algún modo la convivencia de sus integrantes, de manera que se produzcan el menor número de conflictos evitables posibles. Tales son las sencillas pautas que aplicamos a diario, de manera casi tan inconsciente como respiramos, ya que en ellas somos educados desde la más tierna infancia. De hecho, es difícil pensar en ellas, incluso si nos comparamos con otros países o culturas de nuestro entorno occidental, aunque puede ser más fácil si buscamos el contraste con tradiciones como la nipona, por ejemplo. Por citar algunas, podríamos pensar en cómo se debe saludar y despedirse al llegar o dejar un lugar, pedir las cosas por favor, no interrumpir a un interlocutor cuando habla, ceder el sitio a las personas mayores, taparse la boca al toser o estornudar, etc. o no se debe hablar a gritos o con la boca llena, hurgarse la nariz, poner los pies sobre la mesa, etc. Muchas de estas pequeñas directrices son un factor común casi a nivel global, pero también es sabido que en algunos países de Asia y África eructar tras la comida es un signo que agradará sobremanera al anfitrión, que en el mundo árabe se debe comer con las manos o que en Colombia es de buena educación dejar algo de comida en el plato.

La utilidad o inutilidad de todas y cada una de estas directivas podría ser discutida, desde luego, aunque es cómodo aceptar como cierto que contribuyen, dentro de cada comunidad, al reinado de la armonía o, al menos, a que se mantenga un grupo unánime de consideraciones generales. Sin embargo, en mi caso particular, hay una de esas normas sociales que, por irónico que parezca, me incomoda sobremanera. Y de hecho, no es su empleo el que me produce desasosiego, si no todo lo contrario: la inconveniencia de quebrarla. Se trata del no se debe mirar fijamente a los demás. La implantación de esta norma en la niñez me parece hasta cruel, habida cuenta de que se trata de la época de la vida de un ser humano en la que debería ser capaz de satisfacer todo el alud de curiosidades que se le presentan a cada instante.

Mas, a mi parecer, el tema se agrava con el hecho de que, aunque uno crezca, su curiosidad innata no tiene por qué menguar con la edad. Así, la situación práctica es que una se ve forzada a autocontenerse cuando pasea por la calle y se topa con gente de rostros carismáticos o con atavíos llamativos. El simple gesto de volver la vista tras el ínfimo instante socialmente correcto y permitido a la hora de observar la actividad de un operario o las maneras de algún viandante es digno de un titán cuando desde dentro puja fuerza como ésta. Alguien debería fundar la asociación "Derecho a Mirar Libremente", aunque supongo que el nombre ya estará en manos de alguna sociedad de voyeurismo :-|.

17 marzo 2006

Dura lex, sed lex?

Esta semana, mientras la vida transcurría sin pena ni gloria para casi todo el mundo (o al menos eso creíamos), esos políticos nuestros decidieron que dicha existencia era demasiado aburrida, así que debieron considerar su deber introducir un nuevo golpe de efecto en ella. De esa manera, el Congreso aprobó una nueva Ley de Propiedad Intelectual que, de golpe y porrazo, elimina cosas como el derecho a la copia privada (sustituyéndolo por una irrisoria "copia familiar" :-S).

Como usuaria y ciudadana, harta de que se me acuse continuamente poco menos que de terrorismo de estado por utilizar programas P2P (obviando la nimiedad del matiz respecto al ánimo de lucro y este tipo de menudencias), hastiada de que intenten venderme poco menos que el futuro del pentagrama depende de que cada vez que me guste una canción compre un CD por más de 20 veces su valor para descubrir que el resto de pistas que lo acompañan son meras permutaciones de notas, aburrida de que me pongan en el mismo saco que los que roban en los supermercados o revientan las ventanillas de los coches en callejones oscuros de madrugada, cansada de leer, escuchar y ver noticias parciales que reflejan ya no sólo una de las caras de la moneda sino que tergiversan la otra, en definitiva, saturada de tanta falacia manipuladora, parece que poca alternativa me queda salvo poner cada de estupefacción e incredulidad. Exactamente igual que ocurrió con el tema del canon, me sentaré ante el ordenador (ese que dentro de poco llevará un plus en su precio), contenta de haberme comprado el reproductor de mp3 hace unos días (para no tener que pagar ese sobrecoste que también le añadirán), meditando seriamente no dilatar mucho más la adquisición de una cámara digital (que correrá la misma suerte, tiempo al tiempo, si ya van a gravar los teléfonos móviles...).

¿Y todo por qué? ¿Por que esos señores y señoras que se sientan en los escaños del Congreso no tienen ni idea de lo que acaban de hacer? Pues no, miren. Por una vez, me resisto a creer que sea la simple ignorancia la que nos haya llevado a esta situación. Lo siento, pero por mucho que intente autoconvencerme, el grado de connivencia que el grupo socialista ha alcanzado para con la sociedad general de autores supera con mucho mi capacidad de raciocinio. Y siento caer en el tentador saco de la conspiración global, pero la única explicación que hallo pasa por algún tipo de extraña dependencia entre políticos y canonistas. ¿Cuál es? Está claro que aún no la conocemos, pero espero que algún día ese diabólico pacto, padre de esta nueva norma perversa, salga a la luz y podamos por fin descubrir cuál era la rueca que hilaba toda la madeja.

15 marzo 2006

Política: una y no más

Sin que sirva de precedente, hoy voy a dar cabida en este pequeño rincón al más polémico de los temas de conversación que adornan los desayunos, sobremesas y cenas de este país (con permiso de los árbitros). Pero permítanme que lo haga traduciendo un fragmento del último post que he leído en el blog de Dilbert, una joya que, como sabrán, descubrí hace algún tiempo, y que no deja de obsequiar con perlas a quienes lo seguimos fielmente. ¿Qué por qué hoy y por qué este tema? Bueno, en cuanto que su autor, Scott Adams, es estadounidense, las cuestiones que trata son en muchas ocasiones muy particulares de la forma en que en su país la gente suele ver las cosas, siempre sacándole punta con un humor ácido e intelectualmente atrevido. Sin embargo, en este caso me ha parecido que sus palabras podrían ser perfectamente extrapolables a lo que recientemente estamos viviendo en la esfera pública (y no me refiero a los programas del corazón).

Constitucional o no

Constantemente escucho discusiones al respecto de que algunas cosas son constitucionales frente a otras que no lo son. El principal argumento es que deberíamos estar a favor de todo aquello que hace 200 años fue acordado por un grupo de esclavistas travestidos que cagaban en agujeros (esas cosas "constitucionales" que se consideran "correctas"). Y deberíamos estar en contra de cualquier otra cosa, independientemente de nuestro sentido común y conocimiento actuales (esas cosas supuestamente "anticonstitucionales" que se consideran "incorrectas"). Esto me resulta molesto, ya que aquellos que cagaban en agujeros no pretendían que su documento se fuese convertir en sustituto del pensamiento.

traducción parcial del artículo Constitutional or Not
publicado en The Dilbert Blog el 15 de marzo de 2006

El mensaje sigue con una idea para lidiar con este tipo de argumentaciones, consistente en sondear al público y dar como válida la opción que elijan los 2/3 de los votantes. Sin pretender entrar en el espinoso tema de las votaciones estadounidenses (quiénes pueden votar, cómo se registran, etc.), no creo que sea necesario recurrir al espíritu comunista de consultar toda cuestión peliaguda al pueblo, como si a los representantes electos les pesase demasiado la responsabilidad. En cualquier caso, me quedo con la reflexión anti-inmovilista que aquí se ha apuntado. Al fin y al cabo, la historia nos demuestra que quienes se resisten al cambio suelen tener diferentes intereses que les mueven a sostener sus (generalmente) radicales posturas, amén de que, a la larga, siempre llevan las de perder. La evolución no se puede contener de manera indefinida: como mucho, se puede canalizar temporalmente.

13 marzo 2006

FFrikada

Final Fantasy series No suelo hacerme eco de las cosas simpáticas/freaks que me llegan al buzón de correo, o que me notifican por RSS. Sin embargo, esta vez haré una excepción y menearé esta vídeo-parodia que un grupo de amigos han hecho, claramente inspirada en la saga de juegos Final Fantasy (la versión en inglés contiene algunas imágenes). A quien no la conozca no le dirá nada (es más, puede que le parezca que no sólo la gente involucrada en la grabación, sino tanto más quienes vemos su recreación y nos parece algo sublime, estamos mal de la azotea), pero a quienes hayan jugado alguna vez... no tiene desperdicio.

12 marzo 2006

Holiday on Ice

Holiday on Ice Me sabe mal traer esta historia cuando ya es demasiado tarde para que nadie se persuada de querer compartirla, pero al mismo tiempo no puedo evitar hacerlo.

Durante las últimas semanas los anuncios y propagandas referentes al espectáculo que entre el jueves y hoy domingo iba a tener lugar en el Coliseum de A Coruña han sido constantes. Radio y prensa se han hecho eco del comienzo de la gira europea de Holiday on Ice, titulada "Diamonds".

Holiday on Ice (2) La verdad es que yo misma no le había dado mayor importancia, hasta que ayer sábado Marcos y Verónica nos hablaron maravillas del espectáculo, al que acababan de asistir. Así que hoy, en un arrebato, calvaris me propuso asistir a la última función, que tuvo lugar esta tarde a las seis. Horas después puedo dar fe de que fue una gran decisión.

La maestría de los patinadores de esta compañía, unida a la gran vistosidad, colorido y dinamismo de su puesta en escena consiguieron hacer de las más de dos horas de función un suspiro en el tiempo que transcurrió entre exclamaciones de asombro, expresiones boquiabiertas, sonrisas, risas y carcajadas, respiraciones entrecortadas, raudales de aplausos y algún que otro lamento cuando la resbaladiza pista jugaba alguna mala pasada impidiendo culminar limpiamente alguna acrobacia o tirabuzón imposible.

Holiday on Ice (3) A medida que el atardecer se llevaba consigo la iluminación natural, los juegos de luces y sombras pasaron a tener un protagonismo propio, descubriendo al espectador unas actuaciones cargadas de la magia digna del más habilidoso ilusionista. Por la pista de hielo se deslizaban, raudos cual saetas, elegantes como cisnes y con la coordinación de una colonia de disciplinadas hormiguitas, los integrantes de cada coreografía, desplegando ante cientos de atónitos ojos pequeñas y mudas, pero totalmente expresivas, representaciones.

El patinaje sobre hielo siempre ha sido algo que me ha fascinado ver. Quizás porque soy demasiado cobarde como para intentarlo (lo hice con cuatro ruedas y no prosperó, como para intentarlo con cuchillas afiladas... :-S), o quizás porque me fascina que, siendo yo tan torpe, haya seres humanos que hagan gala de semejantes dotes de agilidad, fortaleza y destreza, desafiando todas las leyes de la física en cada salto, en cada pirueta. Sea como fuere, ha sido algo digno de ver, así que desde aquí reitero mis gracias a calvaris por convencerme para asistir, y a los demás, paciencia y tranquilidad: han prometido volver.

10 marzo 2006

¿Meucci, Bell o Gray?

Gracias al weblog Psicofonías reparo en que, según se cuenta, hoy se cumplen 130 años del momento en que Alexander Graham Bell pronunció sus famosas palabras: "Mr. Watson, come here" requiriendo la presencia de su ayudante, haciendo uso de un aparato que transmitía sonidos transformándolos en impulsos eléctricos.

Como a otras muchas invenciones, también a la del teléfono la rodean toda una serie de mitos, verdades y mentiras que se tienen por certezas. La idea romántica del descubrimiento por casualidad no se mantuvo alejada de Graham Bell y su Mr. Watson, a quienes se ha atribuido popularmente la conversación anterior fruto del azar. Sin embargo, el hecho de que el señor Alexander hubiera patentado "the method of, and apparatus for, transmitting vocal or other sounds telegraphically (...) by causing electrical undulations, similar in form to the vibrations of the air accompanying the said vocal or other sound" tres días antes (el 7 de marzo de 1876) resta veracidad a esa posibilidad.

Por otro lado, la originalidad de la idea de Graham Bell se ensombrece con el reconocimiento de los avances anticipados por Antonio Meucci, que años antes ya había construido un aparato similar. Por si fuera poco, como también ha ocurrido en otras ocasiones, sucede que varias personas obtienen el mismo conocimiento de forma independiente, en diferentes lugares aunque en épocas cercanas. Seguramente el caso de Elisha Gray con el teléfono sea el más ajustado, pues su solicitud a la oficina de patentes llegó tan sólo 2 horas después de la que hizo famoso a Graham.

09 marzo 2006

INOVIX IMP36 1GB

Hoy, después de mucho buscar y rebuscar, leer especificaciones, comparar, descartar, y todo ese arduo proceso en el que me sumo antes de adquirir ningún producto, me he lanzado a la piscina y me he comprado un reproductor de mp3, en concreto el Inovix IMP36.

INOVIX IMP36 Esta monada que podéis ver aquí es ligerísimo a la par que completo, pues en sus 34 gramos incluye no sólo capacidad para un Giga de contenidos (no sólo archivos de sonido, mp3 o wav, sino de cualquier otro tipo), sintonizador de FM y grabadora de sonido, sino una cristalina pantalla en color, una agenda telefónica y capacidad para mostrar imágenes o e-books. Todo ello a cargo de la batería de litio, que se recarga por el puerto USB (2.0, por supuesto).

Podéis ver más detalles en la web de Carrefour online, aunque el precio que ahí figura es superior en 10 € al que yo me he dejado en Alcampo. Al margen de lo que ahí podéis leer, os comentaré que, siguiendo una tendencia que se está popularizando en este tipo de productos, este reproductor incorporta también la posibilidad de mostrar las letras de las canciones que está reproduciendo si detecta la presencia de los correspondientes archivos en formato LRC, similar al .SRT de los subtítulos. Además, la compatibilidad con Linux es total (exceptuando la pequeña aplicación que hay que usar para editar la agenda de teléfonos, cosa que tampoco me quita el sueño teniendo... un teléfono móvil), y que además su firmware es actualizable, cosa siempre interesante.

Sobre la duración de la batería aún no puedo dar detalles (en este momento aún está procediendo a su primera carga), pero espero probarlo a fondo durante los próximos días y... acogiéndome al refrán que dice que "la ausencia de noticias es una buena noticia", salvo que me defraude totalmente y lo devuelva, sepan que anticipo que seré una usuaria gratamente satisfecha.

08 marzo 2006

Pan y rosas

Pan y rosas

As we go marching, marching, in the beauty of the day,
A million darkened kitchens, a thousand mill lofts gray,
Are touched with all the radiance that a sudden sun discloses,
For the people hear us singing: Bread and Roses! Bread and Roses!

As we go marching, marching, we battle too for men,
For they are women's children, and we mother them again.
Our lives shall not be sweated from birth until life closes;
Hearts starve as well as bodies; give us bread, but give us roses.

As we go marching, marching, unnumbered women dead
Go crying through our singing their ancient call for bread.
Small art and love and beauty their drudging spirits knew.
Yes, it is bread we fight for, but we fight for roses too.

As we go marching, marching, we bring the greater days,
The rising of the women means the rising of the race.
No more the drudge and idler, ten that toil where one reposes,
But a sharing of life's glories: Bread and roses, bread and roses.

Our lives shall not be sweated from birth until life closes;
hearts starve as well as bodies; bread and roses, bread and roses.

escrito por James Oppenheim (en español)

En un día como hoy, dedicado a todas las mujeres, con mención especial a María, que está de cumpleaños, ¡felicidades!

07 marzo 2006

Meeeec, meeec, meeec!!!

Utilizamos toda suerte de trucos para ayudarnos a hacer más llevadero el momento de dejar la cama por las mañanas, pero ninguno de ellos es suficiente. Ni poner el despertador lejos, ni esconder más de uno por la habitación garantizan la efectividad. Ni escoger uno con amable sonido ni siquiera sintonizarlo en nuestra emisora favorita ayudarán a la hora de abandonar los brazos de Morfeo, en particular los lunes por la mañana.

Sin embargo, cuando los días ya son grandes y abunda la luz incluso a primeras horas del día, yo en concreto encuentro útil dejar entreabierta la persiana. Al parecer, estudios científicos demuestran que la presencia de luz favorece la síntesis de ciertas proteínas, de manera que su ausencia favorece un sueño profundo y su aparición paulatina un despertar menos brusco y abrupto. Y es en esta teoría en la que se han inspirado los creadores del primer despertador que simula el sol. Gracias a él, en lugar de interrumpir nuestras últimas ensoñaciones con unos estridentes pitidos, podremos volver a la consciencia de manera gradual y pacífica. Espero que algún comercio se anime a importar el invento próximamente.

05 marzo 2006

Una cama libre de humos

A nadie habrá pasado desapercibido el poco calado que ha tenido la controvertida y popularmente conocida como Ley Antitabaco en los hábitos de la práctica totalidad de los locales de menos de 100 metros cuadrados. Adhiriéndose a su contemplado derecho, sus propietarios han optado prácticamente en bloque por mantener su status de permisividad, con la omnipresente excusa de no querer "perder a sus clientes de siempre".

Al margen de no comprender por tanto las quejas y el victimismo de muchos fumadores, puesto que la situación de facto no se ha visto alterada en absoluto en este aspecto, las ilusiones de muchos grupos de no fumadores se han visto en lo más hondo de un pozo. De entre los bares y cafeterías que solemos frecuentar, ni uno sólo ha sido lo suficientemente valiente para dar el paso.

Reacios a conformarnos con la ineficiencia práctica de las medidas puestas en vigor por el gobierno, decidimos tomar cartas en el asunto e indagar sobre el paradero de nuevos lugares de ocio y esparcimiento, bajo la firme determinación de contribuir a la bonanza económica de aquellos espacios realmente libres de humo en detrimento de los que decidieron optar por lo malo conocido. Así fue como Verónica, una gran amiga, descubrió la web nofumadores.org, donde, entre otras cosas, se puede usar un buscador que nos ayudará a ubicar alternativas para las noches y madrugadas de los sábados.

Hay que reconocer que la oferta no es amplia, pero no por ello nos dejamos desanimar. Utilizando esa web, redescubrimos la existencia de un smoke free cafe llamado La Cama, sito al principio de la calle División Azul de A Coruña. Digo redescubrimos porque en realidad calvaris y yo ya habíamos sido informados de su inauguración, meses antes de la entrada en vigor de la ley, (pues sus dueños son amigos de unos amigos), pero por unas cosas o por otras no habíamos ido nunca a visitarlo. Así pues, ayer fue el día elegido para ello.

Y el diagnóstico no pudo ser más optimista. El local no es una simple cafetería en la que no se permite fumar, aunque desde fuera lo parezca y al visitante lo flanqueen dos o tres personas apurando sus pitillos antes de entrar. La original decoración lo convierte en un remanso de paz para el cliente. Ni una sola silla incómoda, ni un par de mesas iguales. Distribuidos sobre su superficie encontramos diferentes tipos de sofás, de una o varias plazas, a cada cual más confortable. Divanes y taburetes completan la oferta de sugerentes opciones donde asentar las posaderas. Complementando el mobiliario, todo tipo de elementos decorativos: desde un biombo hasta un pequeño altar con un quemador de incienso, amén de diversas mesillas con oferta de literatura variada para el que le apetezca culturizarse acompañando su café o té seleccionado de una amplísima y aromática carta. El broche de oro lo pone el suplemento que corre por cuenta de la casa: mantitas para todos. En claro honor a su nombre (pues he olvidado decir que también hay una auténtica cama donde poder recostarse a sus anchas), con su taza humeante una puede pedir una mantita con que cubrirse y eliminar por completo el frío que pueda traer de fuera, sobre todo con las temperaturas que estamos soportando estas últimas semanas.

Conclusión: que una vez más lamenté no tener a mano una cámara de fotos para poder traerles algunas instantáneas de los momentos más relajados de la velada. Les aseguro que no tenían desperdicio. Sea como sea, una imagen valdrá más que mil palabras pero ninguna palabra podrá sustituir a su propia experiencia, así que les recomiendo que se pasen por allí y lo prueben ustedes mismos. ¡Felices sueños!

04 marzo 2006

C'est fini

Aunque en la práctica ya había terminado, no ha sido hasta ayer por la tarde cuando oficialmente ha concluido la edición 2005/2006 del C.A.P.. Lo que debería haber sido una conferencia de trámite, despachada rápidamente y sin incidentes, se convirtió sin embargo en una reunión a la que la gran mayoría de asistentes acudían muy a disgusto (y es que a quién se le ocurre programarla para un viernes a las siete de la tarde... y de asistencia obligatoria), en la que se generó una situación muy tensa que, a juicio de casi todos los presentes, se gestionó de la peor manera posible. Resultó paradójico que después de meses dándonos consejos sobre cómo conducir una clase, sobre cómo sortear situaciones incómodas y cómo solucionar conflictos en un aula, los propios responsables no fuesen capaces de aplicarse sus brillantes recomendaciones.

Son las últimas horas de la tarde del último día de la semana. Entre los asistentes hay alumnos universitarios, diplomados, licenciados, gente que ocupa su tiempo en estudiar, trabajar o ambas cosas, y que hace un esfuerzo para hacer un hueco a las actividades de este curso en sus rebosantes agendas. Las mentes están físicamente cansadas y psicológicamente poco dispuestas a prestar un alto nivel de atención. La temática de la presentación tampoco ayuda, es más de lo mismo, y la ausencia de carisma del ponente no le convierten en un elemento atractivo ni entretenido. Con mayor o menor acierto, los presentes procuran pasar el rato leyendo, resolviendo algún pasatiempo o, en algún caso, dormitando. Parece como mínimo poco elegante por parte cualquiera, llámese catedrático, vicerrector o quien sea, osar tener suficiente criterio y potestad como para elegir de entre los insubordinados oyentes una víctima para ridiculizarla y mitigar así su frustración ante público tan poco receptivo. Independientemente de lo también improcedente de las reacciones de algunos compañeros, aquello estuvo mal. Probablemente la culpa del horario tampoco fuese suya, pero menos aún de aquellos que fueron objetivo de su velada ira.

03 marzo 2006

Día mundial de la voz

No, hoy no es el día mundial de la voz. Y no, no me estoy inventando un día que no existe. El Día Mundial de la Voz es, desde 1999, el 16 de abril, desafiando a los incrédulos y poniendo en peligro la seriedad de otros días mundiales conmemorativos o reivindicativos (cuya utilidad ha sido reiteradamente puesta en duda, por otro lado...). En todo caso, y aunque todavía queda bastante para que llegue, he concluido que necesito prepararme a fondo para él.

Aunque no es habitual reparar en ello, la verdad es que son muchas las personas que dependen de su voz para trabajar (locutores, profesores, actores, conferenciantes, vendedores, teleoperadores, amén de cantantes de todo tipo). Y de entre todos ellos, aunque parezca mentira, el grupo con más problemas son los profesores, de los cuales alrededor del 70% padecen diferentes molestias o síntomas relacionados con el uso de la voz (disfonía generalmente, que no tanto afonía), siendo la segunda causa más frecuente de baja laboral. Además, la edad de mayor prevalencia de los problemas vocales es entre los 25 y los 45 años, predominando en las mujeres.

"¿A qué viene tanto dato?", se preguntarán. Bueno, unan a la estadística anterior el hecho de que esta semana me he estrenado como profa en la facultad (sí, ya no en el instituto ni en cursillos, sino en toda una asignatura troncal) y deducirán cuál es el temor que atenaza mi mente. Y es que soy así, cuando por fin consigo liberarme de ese inevitable nerviosismo inicial (a fuerza de repetir la misma clase 5 veces en un período de 32 horas), mis enfermizas neuronas deciden darle vueltas a la idea de que no podría mantener por mucho tiempo un ritmo semejante a juzgar por la tremenda irritación de mis cuerdas vocales tras el mencionado esfuerzo.

Y es ahora cuando recuerdo a todos mis profesores, desde el colegio hasta el doctorado, y me pregunto cómo consiguen no convertirse en Joaquines Sabina de la enseñanza después de años saltando de clase en clase sin apenas descanso, repitiendo sin cansancio sus temas, en las largas mañanas de invierno y en las calurosas tardes de mayo.

Para más inri, no hay remedios mágicos para conservar la integridad de las cuerdas vocales. Ninguno salvo la hidratación (a beber agüita se ha dicho), huir de sustancias agresivas como el café, el alcohol o el tabaco (va a ser que ninguna de esas tiene nada que ver conmigo), y evitar los bruscos cambios de temperatura (de eso se encarga mi bufandita). Curiosamente, carraspear y toser con fuerza son actividades claramente desaconsejadas. Y finalmente, dormir mucho y evitar tensiones psicológicas, ¡genial! Ahora cuando quiera hacerme la remolona los sábados por la mañana tendré una excusa mucho más sofisticada que emplear...

02 marzo 2006

Carnaval

Será porque no he tenido muchas ocasiones de disfrazarme, pero a mí, si hay algo que me atrae del carnaval, es eso precisamente. Por supuesto, no en su vertiente absurda de tener que ir por la calle escapando de grupos de mozalbetes enfundados en monos y armados con pulverizadores llenos de sustancias no identificadas, o sprays en el mejor de los casos. Eso no es carnaval, eso es simplemente gamberrismo.

Máscara De hecho, una de las ciudades que me gustaría visitar algún día es Venecia, y si pudiera elegir una época del año para ello, sería sin duda el carnaval. Y es que el carnaval de Venecia encarna ese misterio romántico detrás de cada uno de los trajes de época que allí se reúnen, esa intriga palaciega oculta tras cada máscara, escondida en cada antifaz.

Una migaja de ese espíritu fue el que nos invadió el otro día en la facultad cuando vimos aparecer, sin previo aviso, a un uniformado jedi con una espantosa máscara que ocultaba por completo su identidad. Con la precaución de no decir una palabra para no desvelar pista alguna sobre quien debajo se camuflaba, apenas hizo un gesto y se desvaneció deslizándose por la puerta con la misma celeridad con que había surgido. Dicen que también se presentó en alguna clase, ante el asombro de alumnos y profesor. La excitada rumorología también se ha apresurado a difundir que no es el primer año en que se le ve por el edificio. Lo único que les puedo confirmar es que llevaba un tipo de calzado de ese que taconea al caminar...

En fin, si no os habéis disfrazado aún, deberíais aprovechar porque la semana se acaba. En cuanto a mí, las razones que me han mantenido en silencio estos días serán motivo de otro post, aunque poco tienen de esparcimiento.