31 enero 2007

Apagón

Probablemente ya hayáis recibido alguno de los correos en cadena que durante las últimas semanas se han dedicado a extender la iniciativa, pero por si acaso, no quiero ser yo quien no se haga eco de ella, y más después de ver que ha salido hasta en el periódico.

Apagón
El día 1 de Febrero de 19:55 a 20:00 (18:55 a 19:00 GMT) se propone apagar todas las luces para dar un respiro al planeta (la propuesta proviene de Francia). Si la respuesta es masiva, el ahorro energético puede ser brutal. Nada más 5 minutos, y a ver qué pasa.

Actualización: Parece que, por una vez, esta iniciativa no se va a quedar sólo en cosa de unos pocos ciudadanos con más conciencia que esperanza, puesto que el Ministerio de Medio Ambiente ha afirmado que se unirá al reivindicativo gesto. Desde París, la eternamente apodada ciudad de la luz, donde nació la propuesta, se afirma que la emblemática Torre Eiffel también se apagará durante 300 segundos. Para los aún indecisos, algunas razones para apoyar la causa.

Actualización (2): La prensa refleja el seguimiento y valoración del apagón.

21 enero 2007

Politic savings

It seems to me that politicians have gone crazy about January savings, too. But, of course, since the Parliament is no shopping mall for buying half-priced pairs of shoes, what they have done is to forget ethics in their speech as never before, killing common sense, dismissing good manners and embarrassing us citizens. As if people becoming completely disheartened, like wildfire all over the country, was not enough for them, we had to witness them losing their self-control, fighting as kids in a playground. Obviously, I don't expect yellow afternoon social TV-shows to be models of well-behaving and correctness, but when they are replaced by a national debate on such a delicate subject as terrorism, I do expect it, the very least, not to become some kind of accusation exchanging, neighbour-row style, between the men and women who hold the responsibility of commanding a ship with more than forty million people on board.

In the meantime, our French neighbours are closely watching Nicolas Sarcozy moves to become socialist Ségolène Royal's opponent in the Republic's presidential elections this year. On the other side of the Atlantic, same thing going on, but in this case the story smells of those headlines American media love so much. Because the two names on the top of the Democrat's list for the White House elections on 2008 are those of a woman, Hillary Clinton, and an african-american, Barack Obama. Whoever gets chosen will go down in history. Well-known senator Clinton counts her popularity both as a pro and as a con. Illinois senator has a refreshing, sober, strong, convincing, wise speech. He has even been said to resemble John F. Kennedy out of his charisma, his convictions and his youth. Time will tell if the so-called "greatest nation in the world" is ready for any of them.

Rebajas políticas

Parece que la clase política se ha apuntado esta semana a las rebajas. Claro que como el Congreso no son unos grandes almacenes en los que comprarse unos zapatos a mitad de precio, lo que han hecho ha sido rebajar el canon ético de sus intervenciones alcanzando cotas inéditas, dejando en ridículo al sentido común, por los suelos a la buena educación y sumiendo a los ciudadanos en un océano de vergüenza ajena. Como si no fuera suficiente el desánimo que se ha esparcido a los cuatro puntos cardinales del país como un reguero de pólvora, encima hemos tenido que verles perdiendo los papeles como infantes en un patio de colegio. No es que aspire a que las rosadas tertulias vespertinas de la sobremesa televisiva eleven su nivel dialéctico e intelectual, pero cuando las sustituye un debate parlamentario sobre un tema tan delicado como el terrorismo, lo mínimo es que no se convierta en un intercambio de reproches más propio de una reunión de vecinos que de un grupo de hombres y mujeres sobre cuyos hombros pesa la responsabilidad de conducir un barco en el que viajan más de cuarenta millones de personas.

Mientras, nuestros vecinos franceses asisten a los movimientos de Nicolás Sarkozy para situarse como el rival de la socialista Ségolène Royal a las presidenciales de la república gala este mismo año. Al otro lado del Atlántico, el mismo panorama, aunque en este caso con esos tintes de caballo ganador que tanto fascinan a los medios estadounidenses. Y es que dos de los nombres que más ruido están haciendo de cara a las elecciones a la Casa Blanca del 2008 son ni más ni menos que el de una mujer, Hillary Clinton, y el de un afroamericano, Barack Obama. Sea quien sea de los dos que se lleve el gato al agua, hará historia. Si bien la senadora Clinton es ya por todos conocida, lo cual puede jugar tanto a su favor como en su contra en el concurso de popularidad que decidirá quién de los dos será finalmente el elegido del partido demócrata, el discurso del de Illinois es fresco, sobrio, fuerte, convincente, sensato. Tanto su carisma como sus convicciones y su juventud le han valido ya incluso comparaciones con John F. Kennedy. El tiempo dirá si "la nación más importante del mundo" está preparada para una o para otro.

Por lo demás, que sepáis que ya está abierta la preinscripción para la Casa del Agua, que abrirá sus puertas en la ciudad herculina el próximo mes de abril. Como el anotarse no compromete a nada (ni siquiera a respetar las preferencias que se indican a la hora de formalizar la inscripción), sino que son el mecanismo de Termaria (la empresa responsable del complejo) para tomar el pulso a los coruñeses, las colas en los stands de los Rosales y Cuatro Caminos han sido kilométricas todos los días desde el pasado martes. Está claro que el factor chic le permite jugar con cierta ventaja, pero está por ver si los servicios ofrecidos (y, sobre todo, los abultados precios anunciados) responden para estar a la altura de las espectativas creadas.

14 enero 2007

Lo que nos trae el 2007

Dos semanas de 2007 quedan atrás ya, pero no es uno de mis propósitos para el año nuevo dejar de escribir el blog, a pesar de lo que pueda parecer por lo descuidado que lo he tenido durante estos últimos quince días. Prometo enmendarme de aquí en adelante.

Y para ello, la primera noticia que os dejo es la de la próxima creación de la línea de ropa de la UDC, primicia que llegó a mis oídos gracias a mi prima Mati el pasado jueves. Y la verdad es que ya iba siendo hora, porque debemos ser una de las pocas universidades de las que los Eramus no se pueden llevar ni una triste camiseta de recuerdo :-).

Por lo demás, debo decir que las travesuras en otro continente deben pasar desapercibidas (a juzgar por los obsequios navideños ;-)), y que además de la curiosidad de ser capaz de identificar el olor de mi casa por primera vez en mi vida (aunque sólo durante los primeros días), me he reencontrado con mis estornudos después de tres meses de haberme olvidado de qué era tener la nariz congestionada. No sé si es que el clima tropical le va mejor a mi napia que el oceánico o si resulta que lo que yo siempre había pensado que era la consecuencia de cambios de temperatura o corrientes de aire puede resultar ser una alergia...

En cuanto al resto de cosas, he empezado el año haciendo borrón y cuenta nueva, pero de los de verdad, no sólo de los de cambiar de agenda y listo. Tardes y tardes me ha llevado, pero he conseguido hacer una limpieza renovadora en cajones, estanterías, archivadores y carpetas. Eso, unido al nuevo monitor que se ha incorporado a mi escritorio (el anterior había sido secuestrado por mi hermano como efecto colateral de mi larga ausencia, y ya se sabe que el síndrome de Estocolmo es difícil de superar), complementado con teclado y ratón (no sé cómo he podido vivir tanto tiempo sin un teclado inalámbrico, ¡viva la libertad! ¡muerte a los cables! :-D), me da la sensación de haber renovado por completo mi habitación, me hace sentirme llena de energía y dispuesta a todo en los doce meses que tenemos por delante. ¡A la cargaaaaa!