03 septiembre 2007

Lavado de cara

Llega septiembre y con él la vuelta al cole, los fascículos coleccionables y las noticias sobre el síndrome postvacacional. De lo último, por fortuna, no padezco; de lo anterior estoy escarmentada desde que aprendí a multiplicar, y de lo primero hace años que no disfruto. ¡Ah, la compra de libretas con hojas aún sin despegar, aquel olor a nuevo y recién forrado de los libros de texto, los lápices de colores con sus puntas perfectas, las ceras sin estrenar, los rotuladores impecables y los blocs de dibujo inmaculados...! Qué tiempos...

Así, envuelta en la nostalgia de mis años de infancia, en los que de vuelta de las vacaciones me pasaba horas mirando las ilustraciones de los libros de lengua, sociales, matemáticas y ciencias de la naturaleza, pues me ha dado por dotar de un nuevo aspecto al blog. ¡Espero que les guste!

2 comentarios:

  1. Muy bonito el lavado de cara pero... como se nota que no reciclabas el material de un curso a otro . ¡¡Muy mal!! Así no se ahorra nada XD

    ResponderEliminar
  2. No es esooo... es que... es que... ¡era muy aplicada y se me gastaba todo, todo! :-D

    ResponderEliminar