27 noviembre 2007

El día después del día después

No crean que, sólo porque no publiqué ningún mensaje al respecto, se me pasó por alto que el domingo fue el día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer. Nada más lejos. Es más, pasé un buen rato pensando qué podía yo decir al respecto. Pero no se me ocurría nada. Pasé otro buen rato buscando una imagen que pudiera poner voz a ese silencio. Pero no encontré nada.

Entonces pensé que no importaba demasiado, ya que todas las televisiones, radios, periódicos, publicaciones y sitios web hablaban del tema ese día. Las concentraciones y gestos abrían los titulares, las convocatorias poblaban las portadas. Y pensé en dejarlo para el día siguiente, pues lo malo de este tipo de homenajes es que al día siguiente poco queda de los buenos propósitos enunciados durante el fragor de la reivindicación. El día siguiente era lunes, era la vuelta a la rutina, la vuelta a lo mismo de siempre.

Pero ayer me di cuenta de que no importaba el día en sí, ni siquiera el día siguiente. Por eso hoy, el día siguiente al día siguiente, un día como otro cualquiera, vengo aquí a poner un granito de arena por la eliminación de la violencia contra la mujer. Y la hago ni más ni menos que en forma de recomendación cultural, cinematográfica en concreto: 10 items or less (Dame diez razones). Esta película, magistralmente interpretada por una Paz Vega que irradia una tremenda personalidad y por el siempre genial Morgan Freeman, es un grito, un enfado, una frustración, una curiosidad, una sonrisa, un miedo, un sollozo, una alegría, un alivio y una determinación. Nada más y nada menos. Es una historia sin historia, un final sin final, una moraleja sin vocación de enseñar que transmite una verdad innegable. Es la primera piedra de un esfuerzo al cincuenta por ciento. Es una película que merece la pena, aunque sea sólo para reír. O para llorar. Eso sí, si es posible, véanla en versión original (en la versión en español Paz Vega no se dobla a sí misma y escuchar a Morgan Freeman canturreando Al pasar la barca... no tiene precio).

5 comentarios:

  1. Ays... ¿Y para cuando un día del hombre maltratado ? :P

    ResponderEliminar
  2. Pues... se me ocurre que cuando el número de mujeres muertas a manos de compañeros sentimentales caiga por debajo del de hombres en la misma situación, yo misma iniciaré un movimiento para cambiarle el nombre al día y que sea el "día internacional de la eliminación de la violencia contra el hombre". How about that?

    ResponderEliminar
  3. Mmm bueno no es por iniciar un debate, pero también habría que buscar la causa de por qué la mitad de los que matan a sus mujeres luego se suicidan ellos también.

    ResponderEliminar
  4. Sí, es curioso. Siempre me he preguntado por qué no se les ocurrirá invertir el orden de sus acciones...

    ResponderEliminar