25 noviembre 2007

Trickle

A todos nos ha pasado alguna vez que, mientras navegamos por internet, de repente iniciamos alguna otra tarea que succiona todo nuestro ancho de banda, casi impidiendo que podamos compaginarla con cualquier otra, por simple que sea. Este suele ser el escenario habitual, por ejemplo, cuando iniciamos alguna descarga (ya sea directa, o utilizando programas P2P) y queremos seguir leyendo blogs o recibiendo nuestro correo electrónico. En teoría, algunas de las aplicaciones que utilizamos para descargar contenidos son capaces de autolimitarse, pero estos límites no siempre funcionan como deberían, pues en ocasiones se refieren al caudal de datos y no al de control, o cosas similares.

Cuando, hartos de esta situación, decidimos meter mano al asunto, comprendemos enseguida que las alternativas nos conducen en su mayoría a soluciones que sin duda pueden controlar perfectamente el problema, como la gestión de calidad de servicio (QoS, Quality of Service), pero que no se configuran en un par de clics ni con un par de comandos, como realmente nos gustaría. En este caso, no buscamos toda la potencia y flexibilidad de QoS, sino una herramienta sencilla y eficaz para uso puntual.

Pues bien, el otro día decidí dedicarle un poco de tiempo a la búsqueda de alternativas a QoS que estuviesen al alcance de cualquier usuario, independientemente de su nivel de conocimiento o índice de vaguitis. Y me topé con trickle. Trickle es un pequeño software que sirve para gestionar el consumo de ancho de banda en espacio de usuario, lo que quiere decir que cualquier usuario puede utilizarlo para limitar el ratio de subida o de bajada de los programas que lanza sin necesidad de permisos especiales ni de administración. Funciona en sistemas Linux/BSD/Solaris y usarlo es tan fácil como teclear:

# apt-get install trickle (como root)

$ trickle -d LIMITE_DE_BAJADA -u LIMITE_DE_SUBIDA <aplicación y sus argumentos>

La enorme facilidad de uso de trickle se combina con la atractiva posibilidad de emplearlo con cualquier aplicación: desde el propio apt hasta el Skype, pasando por un FTP o incluso nuestro navegador habitual. Eso sí, a diferencia de QoS, que puede garantizar un ancho de banda mínimo, trickle sirve sólo para establecer límites superiores a las descargas o a los uploads. Mas si ésta es precisamente vuestra necesidad, ¡disfrutad de esta sencilla utilidad!

2 comentarios:

  1. El programita está muy bien pero... mi problema es con mi hermano y con windows
    ¡¡¿¿Cómo lo limito a él??!!

    ResponderEliminar
  2. Instálale Ubuntu, y que ejecute windows en un VMware que hayas lanzado con tricke X'-D.

    ResponderEliminar