30 diciembre 2007

No hay dos sin tres

O al menos eso se suele decir. En este caso, además, se cumplió... aunque por poco. Hablo del tercer partido de la selección gallega de fútbol, que se celebró el pasado jueves, en esta ocasión contra Camerún. Después de su estreno en San Lázaro hace dos años y su reafirmación del año pasado en Riazor, en esta ocasión le tocaba al estadio de Balaídos el turno de servir de emplazamiento para el evento. Y, fieles sobre todo al buen ambiente y la fiesta que se organiza siempre en derredor, allí estábamos calvaris y yo, junto con otro buen puñado de gente hasta casi llenar el estadio.

Quién nos iba a decir a nosotros que los que estarían a punto de no aparecer serían los propios jugadores rivales. Nada más y nada menos que una hora y media hubo que esperar para que se dignasen a aparecer en el campo, recibidos, como no podía ser de otra manera, con sonoras pitadas que se mantuvieron a lo largo de todo el encuentro. Las contradictorias versiones ofrecidas por distintos medios de comunicación y la lamentable falta de justificación, explicación o disculpa alguna por parte de la federación camerunesa, hacen que todavía hoy sea difícil saber qué fue lo que ocurrió. Si la culpa fue de la organización o si los responsables fueron enigmáticos problemas internos de la selección africana. En cualquier caso, deplorable. En contraste, como suele ocurrir en estos casos, un 10 para el público, que aguantó estoicamente hasta que los jugadores saltaron al terreno de juego. Hubo quienes tuvieron que marcharse antes porque trabajaban temprano al día siguiente, hubo quienes abandonaron pensando que aquello ya no empezaría, pero la gran mayoría confiaron en la irmandiña y soportaron la fría espera en la noche viguesa a ritmo de las canciones de Piratas, Siniestro total y Heredeiros da Cruz, radiadas por la megafonía. Al final, un empate a uno que supo a poco, sobre todo porque ambos tantos llegaron de penalti; una selección gallega que dejó buena impresión, jugando al toque y dibujando combinaciones dignas de cualquier equipo acostumbrado a jugar semana tras semana, pero que adoleció de fuerza en la delantera que culminase sus triangulaciones.

Ahora la pregunta es... y el año que viene, ¿dónde?

6 comentarios:

  1. Pero, pero, pero... No sabía yo de esta afición tuya al fútbol! xD ¿Qué será lo siguiente? ¿Una crónica de la temporada taurina gallega? :P

    ResponderEliminar
  2. ¡Puf! En mis años de instituto era mucho más aficionada de lo que soy ahora. Me pasaba los fines de semana pegada a la radio/tele, y los lunes de camino a clase pensando en los vaciles ajenos o propios en los que me vería inmersa X-D.

    Con el tiempo la cosa dejó de ser divertida, cuando me di cuenta de que la gente (que ya iba siendo mayorcita para según qué berrinches) se lo seguía tomando tan a pecho que llegaba a enfadarse de veras, y sobre todo después de cometer el terrible error, una temporada, de hacerme socia de un equipo de fútbol que no era el mío y ver a amigos cercanos transformarse completamente al pisar el estadio. En ese momento, mi racionalidad anti-violencia física y verbal decidió que la única manera de convivir con ellos era no volver a verlos en ese hábitat salvo en ocasiones festivas como la que describo en este post, en las que los ánimos son siempre mucho más relajados y, lo que es más importante, todo el mundo anima pacíficamente al mismo equipo ^_^U.

    ResponderEliminar
  3. Pues el próximo será aquí, en A Malata!!! o eso espero, que este por lo menos me queda de mano y puedo ir!!!! (que por cierto, sigo flipando con lo que tardaron en aparecer, se nota que el fútbol no es sólo un deporte y sí un negocio)

    ResponderEliminar
  4. Bueno, si el Dépor no frena urgentemente su carrera desenfrenada hacia la 2ª división, y suponiendo que el Celta no emprenda el vuelo hacia la 1ª, supongo que si en Ferrol ponéis muchas velitas a todos los santos y conseguís mantener la categoría, no habría ningún argumento no rebatible para que el próximo partido de la irmandiña no fuese en A Malata };-D.

    ResponderEliminar
  5. bueno bueno bueno.... y aunque fuera de 3ª!!!!! somos igual de gallegos que los cascarillas y demás, y en nuestro estadio caben creo que 14000 personas, así que.... es el cuarto estadio más grande de Galicia no? y cuando jugaron en Santiago nadie sabía nada del compos....
    Y si no protesto y les pongo las pilas, ya verás XD

    ResponderEliminar
  6. Jajajajaja... que sí, mujer, no te enfades :-D. A mí me parecería normal el año que viene fuese en Ferrol (y con más razón si es el cuarto estadio más grande de Galicia).

    Lo mejor de todo es que si vuelvo a coger la gripe, ¡al menos habré cumplido con mi visita igualmente! X-D

    ResponderEliminar