31 diciembre 2008

Una mala noticia para despedir el año

Ojalá hubiese sido una inocentada, pero no lo fue. Me gustaría despedir el año de mejor manera, pero no puedo. Pues ya que los años nuevos empiezan siempre con una importante carga de buenos propósitos, y ya que no puedo desear cambiar el pasado, desearé que el 2009 despeje los cielos de un futuro profesional que se perfila muy poco halagüeño para los ingenieros e ingenieros técnicos en informática de nuestro país, sobre todo después de que el pasado viernes, el consejo de ministros ignorase por completo nuestras reivindicaciones y vapulease nuestras legítimas aspiraciones a ser tratados como el resto de ingenieros de otras profesiones, poniendo en marcha las reformas regulatorias pertinentes hasta del apuntador (si no véase la lista, que incluye por ejemplo -con todos los respetos, eso sí- a los topógrafos), pero no para nosotros.

¿Eres ingeniero [técnico] en informática? ¿Estudias para serlo? Pues ¡feliz despedida del 2008!

28 diciembre 2008

Y al final, hubo partido

Con el fantasma del intento de abandono de los rivales del año pasado planeando de seguro por más de una cabeza debido a los acontecimientos de los días previos al encuentro, el estadio de Riazor abrió ayer sus puertas para la celebración del cuarto partido oficial de la selección gallega masculina de fútbol desde su (re)formación en 2005. El rival inicial iba a ser Chile, pero a falta de apenas diez días para el encuentro, la federación sudamericana anunció que no se presentaría. Se encendieron entonces las alarmas, debido fundamentalmente al escaso margen de tiempo disponible para encontrar un sustituto, de manera que el evento (del que ya se habían vendido un buen número de entradas) no tuviera que ser cancelado. Durante los siguientes días se barajaron diferentes nombres, desde Bosnia a Euskadi pasando por Angola, pero finalmente fue la selección de Irán la que saltó al terreno de juego la noche de ayer.

La cita deportiva volvía a la ciudad herculina dos años después de su primera visita, rompiendo las esperanzas de quienes aguardaban ver a la selección irmandiña visitar al menos todas las capitales de provincia gallegas. Desgraciadamente, la excusa del aforo parecerá injustificada a la luz de los datos de entrada de ayer, que difícilmente informarán de unas gradas que apenas llegaron a ocuparse en un 50%. Como novedad, además, la selección femenina no jugó antes del partido de sus compañeros, como venía siendo habitual, sino que lo hará hoy en Pasarón ante las islas Baleares. El pronóstico meteorológico no parece acompañar a las chicas futboleras, y si el tiempo no es benévolo, habrá que ver cuántos aficionados las arropan en la capital pontevedresa esta noche. La idea de separar ambos partidos en dos días y dos ciudades diferentes, a modo casi de "premio de consolación" para lugares con campos de un menor número de asientos puede parecer salomónica, pero me temo no será demasiado afortunada.

Galicia 3 - Irán 2Sea como fuere, ni un menor número de hinchas que en ocasiones previas ni el frío fueron capaces de menguar el ánimo de los jugadores, enfrentados a un bloque que, evidentemente, tenía muchas más horas de rodaje en equipo que ellos. Pese a ser un amistoso, el juego fue algo más bruto que en citas anteriores, aunque el resultado volvió a favorecer a los locales, de modo que la selección gallega puede, por cuarto año consecutivo, decirse invicta.

23 diciembre 2008

Bo Nadal!

Esta bloguera desea a las pocas personas que la leen, a todas esas que no lo hacen, e incluso a todas aquéllas que ni siquiera la conocen, unas felices fiestas invernales y un año nuevo 2009 que nos haga a todos un poquito mejor personas, que ello nos traiga la satisfacción personal y la felicidad de quienes nos rodean.

22 diciembre 2008

Sin fortuna en el juego...

Sorteo de Navidad 2008

... un año más. Y eso que esta vez apostábamos por un número especial, no sólo por tener significado, sino por la cantidad de gente a la que habíamos salpicado con pizquitas de él. Pues resulta que, cuando hace unos días escribía que el 28118 era el número que la lotería de la vida nos había dictado jugar, lo decía totalmente en serio. Sin embargo, parece que tiene razón el refrán que dice "afortunado en el juego, desafortunado en amores..." ;-)

Conseguir el número deseado para un sorteo en concreto (no tiene por qué ser para el sorteo de Navidad exclusivamente) es muchísimo más fácil de lo que parece. En el sitio web del Ministerio de Economía y Hacienda tienen una página donde se puede localizar el número predilecto, seleccionando el día de sorteo que nos interesa y obteniendo al cabo de unos instantes la lista de administraciones (con dirección y número de teléfono) que lo venden. En mi caso, sólo tuve que llamar a la primera de la lista (la administración número 1 de Vegadeo, en Asturias) y ellos mismos se ofrecieron muy amablemente a enviarme el billete por correo certificado (y no era la primera vez que lo hacían). Yo sólo tuve que hacerles una transferencia por el valor de los décimos más los gastos del envío, y en escasos días estaban en mi poder.

Desgraciadamente, las participaciones que repartimos llevan hoy consigo sólo salud y ningún montante de eurillos que tan bien hubiera venido en estos tiempos. Y aunque nos hubiera alegrado mucho llevar la suerte a diestro y siniestro, que no haya sido así no significará, ni mucho menos, que dicha fecha vaya a ser menos especial para nosotros. Al fin y al cabo, ¡ese día fundamos nuestro propio club...!

18 diciembre 2008

El socialismo bien entendido...

... empieza por uno mismo. Bueno, en realidad lo que dice el refrán original nadie lo recuerda ya, pues esta frase ha sido aplicada a tantas cosas (libertad, respeto, dignidad, amor, humor) que sería difícil discernir cuál fue la primera. Precisamente, otra de las cosas que parece ir diluyéndose con el paso del tiempo es la significación de términos políticos como, sin ir más lejos, "socialismo". La propia Wikipedia nos advierte de que son muchos y diversos los grupos que se autoasignan esta etiqueta, entre los cuales pueden encontrarse importantes diferencias, si bien su trasfondo común debería mantener en su punto de mira los principios de solidaridad y construcción de una sociedad igualitaria cuya economía, en particular, sirva a los intereses de la población en general antes que a colectivos específicos.

Personalmente, simpatizo profundamente con estos principios. Me resulta no sólo natural sino justo y correcto perseguir que la convivencia social se rija por los principios del control democrático, ya no sólo en sus estructuras de gobierno sino en sus servicios y fuentes de riqueza, con el bien común y la igualdad como criterios elementales de decisión. Me declaro abiertamente una persona de izquierdas, con convicciones que recuerdo presentes en mí mucho antes de que tuviese el necesario uso de razón para reconocerlas en movimientos como el ecologismo, el feminismo, el pacifismo...

Dicho esto, el motivo de este post no tiene sin embargo nada que ver con ninguno de los temas políticos del momento: el anuncio realizado hoy sobre la fecha de los próximos comicios autonómicos, la polémica con respecto a los Presupuestos Generales del Estado para el año próximo u otros temas con olor a rancio que se resisten a ser zanjados como procede. El doble motivo de esta entrada es el siguiente:

Quizás un par aspectos a revisar en la tan necesaria asignatura troncal de ética (recientemente solapada por Educación para la Ciudadanía) serían: "La equidad del gobernante: cómo dar al César lo que es del César" y "No-manipulación del prójimo: cómo vencer la tentación".

P.S. Si te mueves por A Coruña y alrededores, ¡espero verte esta tarde a las 20:00 en el Obelisco, en la concentración reivindicativa amenizada con clase de redes impartida por Víctor Carneiro!

16 diciembre 2008

Leyenda urbana sobre el azúcar

Hace algunas semanas me contaron una de esas historias que, en cuanto se oyen, se sospecha que son un mito urbano. He navegado y navegado por la red y no he podido confirmar que no lo sea, así que en tal calidad la comparto aquí. Si algún lector o lectora tiene datos que puedan arrojar algo de luz, ya sea sobre la increíble veracidad de la leyenda o, al contrario, sobre el origen de la misma, serán siempre bienvenidos.

A nadie resultan desconocidos los azucarillos. Esos pequeños paquetitos de azúcar, en sus múltiples presentaciones, están presentes en la barra de todo bar, en las mesas de cualquier cafetería. A veces en forma de terrón (uno, o en ocasiones dos), o ya desgranado dentro de su bolsita, cuadrada o con forma tubular. ¿Nunca se han preguntado cuándo o gracias a quién el azúcar empezó a ofrecerse de esta guisa?

Resulta curioso averiguar que no fue hasta casi mediados del siglo XIX cuando el checo Jakub Kryštof Rad, dueño de una fábrica de azúcar en el pueblecito de Dačide, en la Bohemia del sur, tuvo la idea de cortar el azúcar antes de venderlo. Hasta ese momento, el azúcar se distribuía en grandes piedras, que eran cortadas en el momento de la compra según las necesidades del cliente. Pero después de que su mujer tuviese un accidente y se cortase mientras despachaba cierta cantidad del dulce material, su esposo decidió terminar con el problema de raíz. Corría el año 1841, y sólo dos años más tarde, en 1843, ya se producían en su fábrica pequeños terrones de azúcar. Algún tiempo después, en 1870, el alemán Eugen Lancen patentó su propia manera de elaborar terrones de azúcar, que sería finalmente la que se difundiría mundialmente gracias a ser adquirida por Sir Henry Tate en 1872, y puesta en práctica en su exitosa factoría inglesa.

Hasta aquí, los hechos históricos. A partir de ahí, se dice que quien ideó la última y más reciente presentación de las pequeñas dosis individuales de azúcar, en sobrecitos tubulares, no consiguió el mismo grado de satisfacción que sus predecesores. Es más, hay quien asegura que fue tal su frustración cuando comprobó que la sociedad tomaba su revolucionario invento precisamente como una simple nueva forma de envasado, que decidió acabar con su vida. Si te estás preguntando por qué, probablemente tú también seas de quienes coge esos tubitos rellenos de endulzante materia, los agita por un extremo, los rompe y los vierte. Enhorabuena, si la leyenda no fuese leyenda, habrías contribuido sin duda a la depresión y suicidio de su inventor, cuya intención era que dichos tubos se tomasen con las dos manos y, sin más preámbulo, se quebrasen por su parte central. La forma alargada del paquete y la masa del propio contenido consiguen que el envoltorio se quiebre sin esfuerzo alguno.

Lo bueno que tienen los mitos es que son inofensivos, así que con la conciencia tranquila no duden en compartir esta historia con la próxima persona con quien compartan un café. Eso sí... por favor, abran apropiadamente los azucarillos, aunque sea en memoria de quien así lo habría querido ;-).

15 diciembre 2008

Babosa, nuestra nueva mascota

Antes de que nadie se escandalice o asquee, déjenme matizar que esta nueva "mascota invertebrada" que calvaris y yo hemos adoptado no es... lo que se dice un ser vivo. Se trata en realidad de un pequeño aparatito de nombre NSLU2 y apodado popularmente babosa (del inglés, slug).

NSLU2 Cansados del sordo ruido (a pesar de dos ventiladores silenciosos) del equipo que teníamos conectado a internet 24/7, y con la conciencia incordiando por lo que a todas luces era un derroche en el consumo de energía eléctrica, casi de casualidad descubrimos la existencia de estos cacharrillos. Su modesto hardware (CPU de 266MHz, 32 MB de memoria RAM, con únicamente 2 puertos USB y uno RJ-45) los hace al mismo tiempo no sólo tremendamente eficientes (consumen apenas 9 watios por hora 8 vatios), sino muy baratos (51 €, gastos de envío incluidos). No es de extrañar, pues, que estén haciendo furor, pues sus aplicaciones son múltiples (desde un simple servidor de disco o de impresión en red, a un centro multimedia o de descargas), como múltiples son los sitios web íntegramente dedicados a sacar el máximo partido a estas babosas. El nuestro, tras un par de horitas para la instalación de Debian, y configuración de servicios ssh, ftp, samba, torrent y emule, ya ha condenado al punto limpio al viejo y polvoriento pentium, dejando en su lugar vacío y silencio (y consumiendo menos que cualquiera de las bombillas de bajo consumo que tenemos en casa).

Y tú, ¿todavía no tienes mascota?

Actualización: Debido a las diferentes peticiones de más información recibidas, dejo aquí los enlaces a la web del fabricante y al sitio de referencia para usar Linux en estos aparatillos.

14 diciembre 2008

EDUROAM

Los últimos cuatro días los he pasado en Madrid, asistiendo, en la UPM, al congreso ServiceWave'08. Como suele ser habitual en este tipo de eventos, la organización había habilitado una red wifi KNetworkManager: Eduroam para que los asistentes pudieran acceder a Internet durante la jornada, aunque ciertos problemas técnicos (en los que no ahondaré aquí -¿he mencionado que lo organizaba la escuela de ingenieros en telecomunicaciones? }:-)-) impidieron en la práctica que muchos de los asistentes pudieran, en efecto, conectarse.

Por suerte, la UPM, como muchas otras universidades españolas (entre ellas la UDC) y europeas, forma parte de la iniciativa Eduroam, un proyecto de conectividad global para estudiantes e investigadores, que pretende unificar los sistemas de acceso a la red para los usuarios de sus instituciones asociadas, de suerte que, de manera transparente y cómoda, puedan utilizar las credenciales de su lugar de origen en cualquiera de las sedes de los demás participantes en el programa.

En caso de que a alguien pueda resultarle de interés, sigue a continuación los detalles de cómo configurar el acceso a la red Eduroam:

KNetworkManager: configuración Eduroam
  1. El nombre de la red, que será siempre visible, es eduroam.
  2. El tipo de cifrado es WPA empresarial.
  3. El método EAP es TTLS.
  4. La segunda fase de autenticación, utiliza PEAP.
  5. Como par usuario/contraseña (y usuario anónimo), se especificarán los indicados por la institución a la que se pertenece (en mi caso, la UDC).
  6. La versión del cifrado WPA utilizado es WPA2.
  7. El protocolo utilizado para el cifrado es TKIP.
  8. Y, finalmente, deberemos indicar el certificado de autoridad, cuyas funciones hará también el de nuestra entidad de origen.
KNetworkManager: conectado a Eduroam

Et voilà!

09 diciembre 2008

Die Welle (La Ola)

Será cosa del frío que ha estado haciendo estos días, pero el caso es que últimamente nuestro ratio de visitas al cine se ha incrementado notablemente. Gracias a eso traigo una nueva sugerencia para quien quiera recogerla: se trata de la producción alemana Die Welle ("La Ola") inspirada, más que basada, en un hecho real.

El filme narra cómo la vida en un instituto alemán se ve alterada, en menos de una semana, a raíz de un ejercicio propuesto a los alumnos de una clase por parte de uno de sus profesores. Con la intención de explicarles cómo surgen los movimientos reaccionarios y dictatoriales, por qué recalan en la gente y llegan a tener tanta fuerza y poder, el maestro se involucra con su clase en una serie de iniciativas que muy pronto se descontrolan y derivan en nefastas consecuencias.

Aunque con significativas diferencias (fundamentalmente, la mayoría de las licencias dramáticas de la película), lo que se relata ocurrió en un centro de secundaria de California en 1967, en un experimento que su impulsor dió en llamar "La Tercera Ola". Aunque hay cierta controversia que rodea al caso (sorprende que en ningún sitio se llegasen a recoger declaraciones de los alumnos participantes, de modo que la información proviene sólo del informe y posterior libro del docente), no son pocos los experimentos de este estilo que han alcanzado fama por sus desastrosos resultados.

Para el lector o visitante curioso, recomiendo una visita a la página de la Wikipedia dedicada, por ejemplo, al experimento de Milgram (sobre la obediencia a órdenes moralmente cuestionables), el experimento de Asch (sobre el poder del grupo para influenciar la opinión propia) o al experimento de la cárcel (sobre la cautividad humana). Precisamente este último, para el que no fueron necesarios excesivos añadidos ficticios -pues ya en la realidad violó la mayoría de los límites éticos-, ha sido llevado también a la gran pantalla en otra producción, germana de nuevo, titulada "Das Experiment" ("El Experimento").

04 diciembre 2008

Matrimonio civil how-to

Ni qué decir tiene que desde el pasado viernes hemos recibido numerosas felicitaciones, muestras de cariño y buenos deseos, todos ellos edulcorados con generosas dosis de sorpresa que las han dotado de un sabor muy entrañable. Aprovecharé este post para dar las gracias, una vez más y públicamente, y al mismo tiempo para intentar responder a la pregunta que mucha gente se ha planteado a raíz de nuestro enlace: ¿cómo han sido capaces de casarse sin que (casi) nadie lo supiese?

La respuesta es rápida y sencilla, pues realmente sencillos y (más o menos) rápidos son los pasos que hay que seguir para contraer matrimonio civil (al menos en A Coruña, pero dudo mucho de que el proceso sea diametralmente diferente en cualquier otra localidad gallega o española). He aquí, pues, para información de quienes puedan estar interesados, la secuencia de pasos a seguir:

  1. Conseguir los certificados literales de nacimiento. De los documentos necesarios, el que tiene potencial para dar mínimamente la lata es el certificado de nacimiento. Es necesaria una certificación literal (es decir, no valen fotocopias, hay que presentar la copia expedida y sellada por el registro correspondiente), donde debe constar además que la finalidad para la que se emite el duplicado es, precisamente, la celebración del matrimonio. La antigüedad del certificado no puede ser mayor a 3 meses, de modo que desde la fecha en que lo consigamos tendremos 90 días para completar el resto de pasos. Si los contrayentes residen en la misma ciudad en la que nacieron, la obtención de este certificado es inmediata. Basta con acudir al registro civil correspondiente, y en un momento lo tendremos en nuestro poder (su expedición es gratuita). De no ser el caso, para contrayentes nacidos en aquellas provincias cuyo registro civil haya sido informatizado, también puede solicitarse por internet en la página del Ministerio de Justicia, salvo que las competencias correspondientes estén traspasadas a la comunidad autónoma (como por ejemplo el País Vasco, donde el proceso puede realizarse también online, pero en este caso desde la web de la Administración de Justicia del País Vasco). Siguiendo esta vía, recibiremos el certificado por correo ordinario en la dirección que indiquemos en un plazo que puede oscilar entre cinco y quince días.
  2. Certificados de empadronamiento. Generalmente será necesario que al menos uno de los futuros cónyuges esté empadronado en la ciudad en la que se pretende contraer matrimonio. En el caso de A Coruña, si la residencia en la ciudad de algún miembro de la pareja es superior a dos años, no necesitará un certificado, sino un simple volante de empadronamiento. El volante de empadronamiento se puede solicitar en el ayuntamiento, donde lo expiden gratuitamente en el momento, o bien en su sitio web, recibiéndolo en el domicilio correspondiente al cabo de unos días (o descargándolo, en caso de poseer un certificado de usuario de la FNMT). El contrayente que no lleve al menos dos años residiendo en A Coruña (o que tenga su residencia en otro municipio), deberá presentar un certificado de empadronamiento, cuya expedición suele tardar unos diez días y cuyo coste ronda los 10€, solicitándose y recogiéndose en las oficinas del ayuntamiento correspondiente.
  3. Fotocopias de los DNIs. Por supuesto, el día que se acuda al registro civil a presentar la documentación, habrá que ir provistos también de los originales.

Una vez reunida la documentación anterior, nos presentaremos en el registro civil. Allí se rellenarán varios impresos de solicitud que, junto con los mencionados certificados y fotocopias, darán lugar a la apertura del expediente. En ese momento, se fijará una fecha y una hora (generalmente al cabo de unos pocos días, dependiendo de la carga de trabajo del propio registro civil) para la entrevista con el juez, a la que deberán acudir dos testigos, además de la pareja (todos con sus DNIs en regla). Dicha entrevista es un breve encuentro que, uno por uno y de forma individual, cada futuro cónyuge y cada testigo mantendrá en privado con el juez que celebrará el enlace, de forma que éste pueda asegurarse de que el matrimonio se realiza de manera informada y voluntaria. Tras la entrevista (que dura apenas unos minutos) y el visto bueno del juez, los interesados indicarán la fecha en la que desean contraer matrimonio que, en el caso del registro civil de A Coruña, podrá ser cualquier martes o viernes no festivo, en horario de mañana, en el plazo de un año.

El día designado, futuros esposos y testigos deben acudir a la sala de bodas del registro civil, donde se levantará acta de su presencia y aguardarán a ser llamados ante el juez. Dependiendo del aforo de la sala habilitada al efecto, podrán acompañarles los amigos y familiares que estimen oportuno, que cabrán sin problemas hasta un número de veinticinco personas aproximadamente. La ceremonia en sí será breve, pues se reduce a la lectura de los artículos 66, 67 y 68 del código civil, a la solicitud del consentimiento de cada contrayente tras interrogación del juez (seguido de unos instantes por si se quiere realizar un intercambio de alianzas o similar), y la posterior firma del acta por los novios y los dos testigos (con permiso para la realización de fotografías), la rúbrica del secretario judicial, y la entrega del libro de familia.

Por supuesto, a todo lo anterior se añaden modificaciones, por ejemplo, si el estado civil previo de los contrayentes no es la soltería, o si su nacionalidad no es española. Para información exhaustiva al respecto, puede consultarse la web del ayuntamiento, donde también se explica qué trámites adicionales deben realizarse para celebrar la ceremonia en el propio ayuntamiento.

03 diciembre 2008

Parejas de hecho vs. matrimonio

Los tiempos han cambiado. Lo que hace unas pocas décadas era considerado incluso delito (el amancebamiento se despenalizó en España el 19 de febrero de 1978) es hoy una forma de convivencia cada vez más común. Afortunadamente, las leyes han seguido evolucionando desde entonces, en este caso muy a tono con la sociedad.

Es por ello que la ley 10/2007 de 28 de junio, de reforma de la disposición adicional tercera de la ley 2/2006, de 14 de junio, de derecho civil de Galicia, establece que:

Para los efectos de aplicación [...] (de la ley de derecho civil de Galicia), se equiparan al matrimonio las relaciones maritales mantenidas con intención o vocación de permanencia, con lo que se extienden a los miembros de la pareja los derechos y las obligaciones que [...] se les reconoce a los cónyuges.

Es decir, hoy por hoy las conocidas como parejas de hecho y los matrimonios son prácticamente iguales en derechos y deberes, incluyendo pensiones compensatorias en caso de ruptura (y generación de situación desfavorable para alguna de las partes) o de viudedad, e incluso herencias. Para ello, aunque no es estrictamente necesario, sí es muy recomendable que la pareja se inscriba en el registro autonómico de parejas de hecho (código de búsqueda: PR212A). El requisito clave para ello suele ser la acreditación de convivencia durante un período variable (generalmente uno o dos años, pero en algunas comunidades pueden ser incluso cinco), mediante la presentación de un certificado del padrón municipal.

Así pues, en la práctica son únicamente dos los puntos concretos que diferencian estas dos variantes de unión:

  • Adopción: aunque la adopción nacional tampoco establece diferencias entre matrimonios y parejas de hecho, son muchos los países extranjeros que sólo permiten la adopción a matrimonios o mujeres solteras.
  • Hacienda: de cara a la declaración anual del IRPF, sólo pueden tributar de manera conjunta, en caso de desearlo, los matrimonios (independientemente de su régimen económico), pero no las parejas de hecho.

En nuestro caso, lo que nos hizo decantarnos por el enlace civil en lugar de la unión de hecho no fue ninguna de las anteriores. No estamos pensando en adoptar retoños (¡ni en tenerlos!) a corto plazo, y las simulaciones de la declaración de la renta del ejercicio pasado parecían ser más favorables por separado. Por supuesto, lo anterior es susceptible de cambiar, pero la única "excusa" real para querer un libro de familia, si tuviésemos que dar alguna, sería una sencilla mezcla de comodidad y romanticismo...

01 diciembre 2008

The Mist (La niebla)

Hoy, en una conversación que no viene al caso, he recordado esta genial película que tuve la ocasión de ver hace algunas semanas. En la historia de este blog se han publicado entradas que recomendaban restaurantes, ciudades... pero en cuanto a libros o películas no me he proliferado tanto. No puede decirse que haya elegido un mal candidato para cambiar esa tendencia.

"The mist" ("La niebla") es una película basada en una novela corta de idéntico nombre escrita por Stephen King. Descubrí a este escritor norteamericano en plena adolescencia, y siempre he sido fan del terror psicológico que, con maestría sublime, maneja en sus libros. Dispar opinión me merecen, por el contrario, las adaptaciones cinematográficas de parte de su obra.

Nadie va a cuestionar a estas alturas grandes películas como "The shining" ("El resplandor"), por ejemplo, pero personalmente me decepcionó mucho, sin ir más lejos, "La habitación 1408". Creo que Stephen King cuenta dos grandes tipos de historias. En la primera categoría entran las narraciones de protagonista único y solitario. Estos relatos son mucho más difíciles de trasladar a una pantalla que los de la segunda categoría, las narraciones donde se juega con un grupo de protagonistas. Mientras que éstas se prestan mejor a ser plasmadas para el cine o la televisión, donde el espectador puede observarlas tomando parte en ellas como mero observador, para el éxito de las primeras es esencial la lectura, pues sólo mediante la interiorización de los pensamientos y sentimientos las más de las veces no verbalizados, consigue el escritor transmitir el tipo de terror que le ha dado la fama.

Afortunadamente, "The mist" ("La niebla") entra en el segundo grupo, y el resultado de su conversión es un excelente metraje que nos trae quizás otra historia más de disección del comportamiento de diferentes estereotipos humanos ante una situación límite, pero definitivamente una que, en mi opinión, merece ser vista.

28 noviembre 2008

2811 es... hoy

¿Recuerdan este post de hace varias semanas? Si entonces se preguntaron qué significaba, hoy su curiosidad quedará satisfecha. Pues hoy, 28/11/08, pocos instantes antes de que este mensaje vea la luz, calvaris y quien estas líneas escribe habremos contraído matrimonio civil en el registro civil de A Coruña.

De seguro que la afirmación anterior suscitará las más diversas reacciones por los más variados motivos, los más de ellos relacionados con lo inesperado de la noticia. Eso sólo significará que nuestra intención de materializar este enlace con sencillez y discreción ha sido culminada con éxito, siendo pues una razón añadida para nuestra alegría y satisfacción, que esperamos sea compartida por los lectores.

No obstante, sin importar con cuánta normalidad se intente conducir este tipo de eventos estrictamente personales, es inevitable que haya no sólo fugas incontroladas de información, sino también sujetos clarividentes, mentes preclaras... y un reducido grupo de personas cercanas que, en un momento u otro, entran en conocimiento de lo que se está gestando entre bambalinas. Con ellas hemos elaborado el ranking de las mejores reacciones:

  • Primer puesto: "¿Pero... cómo? ¿Con quién?" (MJ, querido miembro de nuestra pandilla, completamente descolocada tras escuchar que nos casábamos).
  • Segundo puesto: "¡QUIETOS TODOS!" (Parrulo, muy apreciado compañero y amigo, vía SMS después de unir algunos cabos y encajar todas las piezas).
  • Tercer puesto: "Qué fuerte, qué fuerte, qué fuerte, qué fuerte..." (Mati, prima inseparable, emulando repetidamente a Marty McFly).

Los aficionados a la numerología podrán descubrir que la fecha de hoy (como ocurre con la mayoría de números, en cualquier caso) aglutina una serie de simpáticas coincidencias, comenzando por la doble ocurrencia del ocho, que es la cantidad de años que llevamos como pareja. Veintiocho son los años que tiene él y los que cumpliré yo en 12 días. Casi infinitas relaciones pueden establecerse entre el 28, el 12, el 8, el 4 (número predilecto de calvaris) y por supuesto el 2. De entre ellas, me quedo con la curiosidad de que el 28 no es un número primo (aunque sí es la suma de los cinco primeros número primos), sino perfecto (es la suma de sus factores). Veintiocho son los días de febrero (segundo mes del año) en un año bisiesto, y también las fichas del dominó, puesto que también es un número triangular. Y así podría seguir...

En definitiva, el 28118 es el número que la lotería de la vida ha querido que juguemos este año y yo, que no soy aficionada al juego, siento que soy de antemano afortunada.

27 noviembre 2008

UDC-Bici

Este curso, la Universidade da Coruña ha puesto en marcha un programa de préstamo de bicicletas entre los miembros de su comunidad (estudiantes, profesorado y personal de administración y servicios). Hoy, después del período de incripción, en el que más de doscientas personas se mostraron interesadas en recibir una bicicleta en préstamo hasta el próximo mes de julio (además de cadenas y un casco), los ciclos serán entregados a sus primeros usuarios en el edificio Xoana Capdevielle del campus de Elviña. Desgraciadamente, he sido la persona número 76 en inscribirse y en esta primera edición sólo habrá 50 vehículos disponibles, por lo que pasaré a engrosar una lista de espera que tendrá tres veces más personas que usuarios. ¡Lástima! Toca esperar que el curso que viene se amplíe el parque de bicicletas para responder al nivel de aceptación que ha tenido la iniciativa entre el colectivo universitario.

Aunque parecen despertar cierto escepticismo a bote pronto, la experiencia demuestra que este tipo de programas siempre cosechan mayor participación de la esperada por parte de los organizadores. Según me cuentan, tal es el caso de iniciativas similares, como por ejemplo la campaña "Ferrol en bici" que el ayuntamiento de dicha ciudad puso en marcha el verano del año pasado. Proyectos similares funcionan también desde hace tiempo en muchas ciudades de nuestro país, como demuestra una rápida búsqueda en Google. Al menos en su arranque, parece que la UDC-Bici tendrá tanto éxito como todos ellos.

25 noviembre 2008

Día Internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer

Violencia contra la mujer: tolerancia cero Hoy, por octavo año, vivimos el día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer. Ayer, el Ministerio de Igualdad publicó los datos provisionales de víctimas mortales por la llamada violencia de género en España durante el 2008.

El análisis de esos datos arroja luz sobre algunas sombras, tirando por tierra asunciones que hacemos, en muchas ocasiones, influenciados por el corte de las noticias que se reflejan en los medios de comunicación. Así pues, de los 57 asesinatos que se han producido este año, el 54,4% correspondió a mujeres de nacionalidad española, y en un 59,6% de los casos fueron protagonizados también por españoles. De las 57 víctimas, el 24,6% tenía entre 21 y 30 años, grupo de edad sólo superado en 1,7 puntos porcentuales por las mujeres entre 41 y 50 años. Por lo que respecta a los autores, los rangos 31-40 y 41-50 empatan con un 29,8% de incidencia. Además, un 29'9% intentó suicidarse (o lo consiguió) tras consumar su mortal agresión. En el 52,6% de los crímenes, no había relación de convivencia con el homicida, y hasta en un 56,1% la pareja mantenía una relación aparentemente normal. Geográficamente hablando, sólo Aragón, Cantabria y Extremadura (junto con Ceuta y Melilla) se libran de esta lacra social.

STOP malos tratos ás mulleres

24 noviembre 2008

El Circo

Este sábado pasado, como fiesta a modo de bienvenida (y otras celebraciones que se desvelarán a su debido tiempo), tuvimos ocasión de ir a cenar a un restaurante de nueva factura en la ciudad: el Circo. Si bien su ubicación se aleja de los núcleos habituales y su apariencia externa puede pasar perfectamente desapercibida, el interior del local no deja indiferente. Y como más vale una imagen que mil palabras, sustituyan a mil palabras mías estas dos excelentes fotografías del lugar: la entrada y el interior.

Mas no sólo la estética del lugar se sale de lo habitual (incluyendo las vestimentas de todo su personal), sino que la carta también incluye un buen número de sugerencias que huyen de lo común. No acudan esperando pedir una tapa de tortilla o el típico plato de pasta. En su lugar, prepárense a degustar filloas rellenas de grelos, flanes de hortalizas, berenjenas rellenas o tomates gratinados, por ejemplo. Con precios bastante razonables, de lo único que no puedo hablar es de los postres, ya que para la ocasión tuvimos una tarta especial, pero con toda probabilidad repetiremos y probaremos (sobre todo, porque otros blogs cantan sus maravillas).

22 noviembre 2008

Despedida pasada por nieve

Garfield

Ya estoy de vuelta tras un viaje de regreso sin incidentes ni anécdotas reseñables. Eso, si descontamos que ayer por la mañana, por primera vez este otoño, Göteborg amaneció cubierta de blanco, entre uno y dos centímetros de las primeras nieves de esta temporada. Y sólo pude verla y pisarla en el trecho del hotel del aeropuerto hasta la terminal. Como es comprensible, la tira cómica de Garfield de hoy me ha parecido tremendamente apropiada. Adoro las coincidencias y odio la mala suerte que tengo en lo que a la nieve se refiere.

20 noviembre 2008

El día después... y el día antes

Jueves 20 de noviembre, el día después de la anunciada huelga del sector informático español: momento de hacer balance.

Para no repetir lo que otros ya han compilado, enlazo aquí las primeras valoraciones publicadas en la web del CPEIG, donde se recoge la noticia de todos aquellos medios de comunicación que se han hecho eco de ella, además de una estimación del seguimiento por ciudades. Aunque los números aún son estimaciones incompletas, no puedo dejar de destacar el hecho de que el número de movilizados en A Coruña parece que sólo ha sido superado por Madrid. Parece que la fama de conformistas y poco reivindicativos de los gallegos no puede aplicarse a los informáticos :-). Podéis ver una exhaustiva compilación de fotos gentileza de Guillermo en Picasa.

Ahora queda esperar a ver si la voz que se ha elevado en la calle es oída por alguien en los despachos adecuados. Para entonces estaré ya de vuelta, pues hoy, día después, también es el día antes de mi regreso a casa. Hej då, Göteborg!

18 noviembre 2008

Incómoda anécdota en el autobús

Hoy he pasado probablemente uno de los momentos más incómodamente absurdos de toda mi vida. Con algo de perspectiva, no deja de ser una anécdota sin importancia, pero desde pequeña no puedo evitar sentir una rabia casi incontrolable cada vez que alguien, quien sea, duda de mí. Como no he sufrido ningún accidente que involucre rayos gamma, dicha rabia suele derivar rápidamente en decepción (si considero que la dubitativa persona debería conocerme lo suficiente como para no haber dudado) o en frustración (en caso contrario).

La dubitativa persona que protagoniza esta historia es una revisora de la compañía encargada de los transportes en la ciudad de Göteborg, Västtrafik. El sistema de pago, tanto en autobuses como en tranvías, confía en que el usuario abonará el viaje. Los conductores no cobran, de manera que antes de subir hay que estar en posesión de algún tipo de billete o bono, que se valida en las máquinas al efecto situadas en el interior del vehículo. Pero como quiera que ni en este paraíso nórdico la confianza puede ser ciega, de cuando en cuando revisores suben en una parada al azar, comprueban que los pasajeros lleven un ticket validado consigo, y bajan en la siguiente para proseguir con su ronda de inspecciones aleatorias.

Pues bien, los hechos que nos ocupan se desenvolvieron tal y como sigue: hoy por la tarde, de vuelta a la residencia, como cada día, me subí en el autobús por su puerta delantera. Se trataba, en concreto, de un autobús doble, de éstos con dos módulos unidos por un acordeón. Sin que yo me percatase de ello (y por lo visto después, ellos tampoco), dos revisores subieron inmediatamente detrás de mí. A la caza de un sitio libre, me dirigí hacia la parte de atrás y me senté. Empecé a rebuscar en el bolso para localizar el bono, de suerte que cuando lo encontré y levanté la vista, me topé con una sonriente revisora, esperando pacientemente a que le entregase el billete. Fue en ese preciso momento en el que reparé en que, en ese autobús, no había máquinas de validar billetes en el fondo, sino sólo en la cabecera, justo detrás del asiento del conductor.

De modo que, ete aquí que me encuentro con un billete sin validar en la mano y una revisora ante mí esperando a que se lo entregue. Por supuesto, con el objeto de no resultar ruda ni grosera, le di el bono, procediendo seguidamente a explicarle que estaba sin validar porque acababa de subirme al bus y que, por tanto, debía volver a la parte delantera para sellarlo en la máquina correspondiente. Tras unos segundos durante los que la mujer examinó las estampaciones previas (que se correspondían a esa misma mañana y al día de ayer, aproximadamente a la misma hora de la mañana y de la tarde, como es lógico y se corresponde con mi rutina diaria), irguió su vista hacia mí y me espetó un seco:

- Este billete está sin validar.
[Suspiro]
- Sí, ya le digo, acabo de subirme al bus y aún no he validado el billete en la máquina, tengo que ir allí a hacerlo.

Más silencio y más segundos. La mujer mira mi billete, me mira a mí, mira al billete de nuevo. En ese momento ya tengo claro que algo no funciona en su cabeza, por alguna razón que no alcanzo a comprender mi inglés no debe ser lo suficientemente bueno como para trasladarle una realidad tan simple: ¡que no me ha dado tiempo! En su propio mundo, sin embargo, la revisora cree haber dado con alguien intentando engañar al sistema, intentando eludir el pago, intentando evadir sus responsabilidades cívicas. A medida que transcurren más segundos comienzo a preguntarme si será capaz de intentar multarme, a pesar de que (o precisamente porque) tiene mi billete en su mano. Por fin, me mira de nuevo y esta vez pregunta:

- Where do you come from?

Tan estupefacta como patidifusa alcanzo a contestar:

-From Spain, do you want to see my passport?

en lugar de un merecido:

-What the hell does that matter?

Pero para entonces la mujer ha recuperado su dinamismo y mientras yo aún no salgo de mi asombro ella, con su ceja izquierda arqueada, me devuelve el bono y me señala la máquina:

-Tienes que pulsar el dos (el viaje de un adulto vale dos créditos)

Muchas gracias, señora revisora, como este bono está sin usar y claramente no lo he utilizado correctamente tantas veces como aparece marcado en su reverso, con sus días, sus horas y su tarifa correspondiente... En serio, ¿qué ha pasado por las neuronas de esta persona? ¡Por favor!

Para cuando fui hasta la máquina, estampé el billete y regresé a mi asiento, la pareja de revisores había abandonado el autobús.

Nota: No, los suecos no suben todos ellos al transporte público con sus bonos preparados en la mano, muchos también rebuscan en sus bolsos y bolsillos hasta encontrarlo y lo validan ¡minutos después! de haberse subido. Incluso hay quien ¡misteriorsamente! no valida nada desde que se sube hasta que se baja, pero no seré yo quien juzgue por qué... quizás algún día se topen con la revisora de la ceja arqueada y acierten a explicárselo a ella.

16 noviembre 2008

Göteborg cultural

El último fin de semana de esta estancia en Göteborg decidí dedicarlo a saldar una cuenta pendiente con la amplia oferta cultural de la ciudad. Por suerte, en mi cartera aún conservaba el pase anual que adquirí en mi visita al Stadsmuseum el pasado marzo, y de la lista de lugares a los que con ella aún podía acceder gratuitamente me decidí por el museo de arte (Konstmuseum) y el museo de historia natural (Naturhistoriska museum).

Los museos de arte, sobre todo los de arte contemporáneo, son lugares en los que siempre entro con cierto recelo. Como decía Forrest Gump acerca de la vida misma, son como una caja de bombones: nunca sabes lo que te va a tocar. Y es que tengo que reconocer que yo, en lo que al arte respecta, soy más bien anticuada. Anticuada en el sentido de que me fascinan, por ejemplo, esas inmensas pinturas renacentistas que ocupan una pared entera, en las que, independientemente del motivo, el sentido de la perspectiva y la composición necesarios para realizar semejante obra son ya de por sí dignos de admiración. O esos cuadros hiperrealistas, que casi parecen fotos. O los lienzos costumbristas, retratos, bodegones, paisajes... de la época que sean, del estilo que sean. El llamado "arte moderno" es otro cantar. Está claro que hoy en día casi nadie contrata a un pintor para hacerse un retrato, y muchas láminas de paisajes también son fotografías en lugar de pinturas. Con todo, para mí eso no justifica que un lienzo de 2x2 cubierto de morado con una mancha verde en el centro sea arte. Simplemente, es una concepción que no comparto.

En cualquier caso, el museo de arte de Göteborg no me defraudó. La mayoría de las obras que allí se exhiben datan de los siglos XVIII, XIX y principios del XX, perdominando los retratos y paisajes. También hay una amplia colección de preciosas esculturas en mármol y bronce. En el apartado de exposiciones itinerantes, excelente e impactante la selección de fotografías (en su mayoría en blanco y negro) de la mexicana Graciela Iturbide, y curiosa también la colección "Talking loud and saying something", en la que cuatro artistas diferentes se plantean el papel y la función del arte en la sociedad actual.

No obstante, no puedo negar que los museos de historia natural son una debilidad para mí, y como tal disfruté como una enana la segunda de mis excursiones. A pesar de ser el museo más antiguo de la ciudad, no hay duda de que sus contenidos y distribución han centrado la atención de sus responsables al máximo, consiguiendo convertirlo no sólo en una increíble compilación de saber sino en un lugar increíblemente didáctico. La cantidad de especímenes disecados que pueblan sus vitrinas, todas y cada una de ellas intentado recrear los hábitat correspondientes, es sencillamente sobrecogedora. Y no sólo eso, un ala entera dedicada exclusivamente a la geología también merece una mención especial, quizás también por ser la que incluye algunas actividades interactivas, la más llamativa de ellas una ruleta con diferentes minerales (todos ellos radioactivos) con un contador geiger al lado, realmente impactante.

En fin, y después del alimento para la psiquis, de vuelta a casa me he permitido disfrutar un último MM-Muffin, o lo que es lo mismo, uno de los mejores muffins que he probado hasta la fecha. La marca es el nombre de una cadena sueca de cafeterías que además elabora sus propios muffins, artesanalmente y con recetas originales que varían cada semana. Su éxito es tal, que además de cafeterías, también tiene pequeños locales de comprar para llevar. Si sois fans de este tipo de magdalenas y algún día visitáis estas tierras, no olvidéis probar alguno... ¡no os arrepentiréis!

12 noviembre 2008

Estocolmo

Mañana por la mañana temprano cogeré un tren sueco de alta velocidad para, en dos horas y tres cuartos plantarme en la capital del país, Estocolmo, y asistir a la decimocuarta Conferencia de Usuarios de Erlang (EUC'08). Desgraciadamente, la conferencia sólo dura una jornada, así que tan pronto termine me montaré en otro tren de regreso. Auguro, pues, poca oportunidad de ver la ciudad...

Actualización: Efectivamente, ya estoy de vuelta y con verdadera pena, pues lo poquísimo que pude ver me convence de que Estocolmo merece la pena ser visitada con calma... ¡en otra ocasión será!

08 noviembre 2008

19N: huelga de profesionales de la informática

Ha sido el tema de la semana, desde que el pasado miércoles el Colegio Profesional de Ingeniería en Informática de Andalucía publicaba en su web una entrada titulada "Desaparición de la Ingeniería en Informática". El título, el contenido y el tono del mensaje hizo saltar las alarmas rápidamente, y el enlace se propagó rápidamente por los canales habituales, potenciado por su aparición en Menéame e incluso en Facebook. Sin embargo, no se referenciaba fuente alguna para los datos que allí se exponían, por lo que la veracidad de las serias aseveraciones lanzadas era harto difícil de contrastar.

Las horas pasaban y, a medida que lo hacían, la inquietud entre la comunidad de estudiantes y profesionales de la informática iba en aumento. Mientras esperábamos alguna declaración o pronunciación al respecto de nuestro Colexio Profesional de Enxeñaría en Informática de Galicia, un compañero dedicó su tiempo y esfuerzo a redactar una muy pertinente serie de preguntas y respuestas, en un incomensurable intento de aclarar las cosas. El panorama no dejaba de ser desalentador, pero al menos el halo catastrofista había caído, en favor de la fiabilidad, la credibilidad y la rigurosidad.

Hoy sábado 8 de noviembre, el consejo de colegios profesionales de ingeniería informática, ha acordado prestar todo su apoyo a la convocatoria de huelga anunciada para el próximo miércoles 19 de noviembre, con el fin de demostrar el descontento y la grave preocupación de quienes integramos el sector de la informática profesional en nuestro país con respecto a los últimos acontecimientos que nos atañen, derivados de la imparable aplicación del proceso de Bolonia.

Así pues, si eres estudiante de algún ciclo de FP de informática, de una ingeniería (o ingeniería técnica) en informática, de un programa de grado, de máster o de doctorado en España, o si eres un profesional diplomado, licenciado o ingeniero en informática que ejerces o piensas ejercer en nuestro país, esto te atañe.

¿Por qué? Bueno, por si no quieres repasar toda la información que en los enlaces previos de esta entrada se recogen, he aquí un resumen de lo más destacado:

  • El Tratado de Bolonia, firmado por los ministros de educación de la UE, encaminado a "armonizar" los sistemas educativos de los países miembros y facilitar así la movilidad de estudiantes, docentes y profesionales, no establece, sin embargo, un "catálogo de titulaciones unificado". Al no existir un catálogo unificado de titulaciones, cada universidad tiene potestad para definir títulos, criterios y contenidos.
  • La UE aboga por el libre ejercicio de las profesiones, de manera que no apoya una regularización de las mismas que exija la posesión de un título para su ejercicio. En España, no obstante, muchas profesiones ya están reguladas por ley, estando su ejercicio, pues, restringido. Es por ello necesario (y obligado por ley) que el estado establezca los criterios y contenidos comunes mínimos para que los títulos universitarios habiliten para el ejercicio de dichas profesiones. Esto se lleva a cabo mediante las llamadas fichas de competencias.
  • En la ficha de competencias de la ingeniería en telecomunicaciones se han incluido "Internet, servicios, aplicaciones, (...) microprocesadores, arquitecturas de computadores (convencional, secuencial, paralela y multiprocesamiento), (...) servidores, redes, sistemas distribuidos, sistemas operativos, interfaces persona/computador, usabilidad, seguridad, bases de datos, sistemas de información, programación (fundamentos, métodos, lenguajes, en tiempo real, concurrente, distribuida y basada en eventos), software (tecnología, metodología, ingeniería), gestión del conocimiento, etc."
  • Al no ser la informática una profesión regulada en nuestro país, no se puede elaborar la ficha de competencias correspondiente.
  • Aunque las fichas de competencias no significan atribuciones profesionales, parece lógico pensar que puedan utilizarse como base para el establecimiento o ampliación de las mismas, sobre todo en profesiones reguladas que ya las tienen.

Por todo ello, la huelga informática del 19 de noviembre pretende:

  • Manifestar el rechazo de los afectados a la situación actual y a las oscuras perspectivas de futuro de nuestra profesión.
  • Extender la preocupación por la evolución de un sector socioeconómico de clara relevancia y creciente importancia, que lejos de encaminarse a la mejora y profesionalización, se diluye en la transversalidad de otras profesiones ya existentes.
  • Instar al gobierno a reconsiderar sus más recientes actuaciones y decisiones a este respecto, exhortándolo a tratar a la informática como lo que es y lo que merece.

Actualización: Parece ser que los ministerios involucrados están trabajando en encontrar una solución y que formularán una propuesta en las próximas 48 horas.

Nueva actualización: Tras el debate en el Senado, la comisión de Ciencia e Innovación insta al gobierno a tratar a la ingeniería en informática en los mismos términos que a las demás ingenierías (ni más, ni menos... ahora sólo queda esperar que no caiga en saco roto, al fin y al cabo, sólo se trata de que nos traten como a los demás).

05 noviembre 2008

¿Podríamos nosotros tener un Obama?

Prácticamente toda Europa ha amanecido hoy faltándole tiempo para coger el periódico, encender la televisión o la radio, o conectarse a internet para comprobar cuál había sido el resultado de las elecciones estadounidenses celebradas ayer. La gran mayoría de los titulares dejan entrever distintos grados de satisfacción por el desenlace, cuando no la proclaman abiertamente, de norte a sur, de este a oeste. Los comicios con mayor participación desde la ampliación del sufragio a las mujeres en 1920 (55 años después de que la decimoquinta enmienda permitiese votar a los antiguos esclavos), han determinado que el afroamericano Barack Obama sea el cuadragésimo cuarto presidente de su país.

Para ver los cambios que traerá consigo este cambio de jefe de estado, tanto dentro como fuera de sus fronteras, tendremos que esperar. Sin embargo, yo me pregunto (y no soy la única: lean, lean): ¿cuánto esperaremos para ver algo así en algún gobierno del viejo continente? ¿Podríamos nosotros, los europeos, en esa presunta superioridad civil y moral que complacientemente nos otorgamos cuando nos comparamos con los estadounidenses, tener nuestro propio Obama?

03 noviembre 2008

Toshiba Portégé R500

Mi primer portátil lo compré al apenas terminar la carrera, beneficiándome del programa de adquisición de portátiles que Universia y la UDC ponían a disposición de alumnos y personal propio, aprovechando que había decidido continuar mis estudios haciendo el doctorado. Era un Toshiba Satellite A50 con características modestas pero un gran rendimiento. Un buen compromiso, para mi presupuesto de entonces, entre un equipo no demasiado pesado (2'7 kg.) y una buena máquina (Intel Centrino a 1'5GHz con 512MB de RAM y 40GB de disco duro). Durante casi cinco años lo utilicé prácticamente a diario: como herramienta de trabajo y de ocio, ya fuese en la facultad, en casa o de viaje. Jamás tuve un solo problema con él.

Pero, por supuesto, el tiempo no pasa en vano, incluso cuando un producto sale tan bueno como ése. Un par de actualizaciones de RAM más tarde, algunos síntomas empezaron a aparecer. Sorprendentemente, lo primero en fallar no fue la batería (que después de todo ese tiempo aguantaba estoicamente más de hora y media) sino el conector RJ-45. No es que fuese una catástrofe, aún podía conectarme por WiFi (siempre que estuviera disponible). Pero finalmente, como era de esperar, la batería dejó de existir. Sin embargo... eso era todo. Está claro que conectividad y autonomía son las dos principales ventajas de un portátil frente a un sobremesa, pero creo firmemente que mi viejo Satellite seguirá siendo útil, aunque ya no a mí.

Llegado el momento de buscarle un reemplazo, sobre todo considerando la proximidad de la estancia en la que ahora mismo me encuentro inmersa aquí en Suecia, reconozco que no consideré seriamente por más de un par de minutos cualquier otra opción que no llevase el apellido Toshiba. Podría haber continuado en la línea Satellite, pero la proliferación de los portátiles ultraligeros se hizo demasiado tentadora. Fue así como salté a la línea Portégé, pero a la única rama de dicha familia no compuesta por tablet PCs (que para eso ya tengo el N810). Ahora, después de aproximadamente un mes de uso, puedo decir satisfecha que la decisión ha sido acertada.

Toshiba Portégé R500 No aburriré aquí enumerando las características técnicas de este Portégé R500. Únicamente es obligado mencionar su peso, inferior a 1 kg (sí, batería incluida) y su disco duro de estado sólido. Por lo demás, su reducido peso y dimensiones no eliminan ni una sola funcionalidad, pues sigue teniendo tantos puertos USB como su antecesor (3) y hasta grabadora. ¡Ah! Una última cosa, para contribuir a derribar viejos mitos que hoy en día ya no se sostienen: con (K)Ubuntu 8.04 absolutamente todo funciona a la perfección, sin esfuerzo, a la primera. Bueeeno, está bien. No todo. Un bug ya notificado hace meses impide utilizar sus capacidades bluetooth. Un día de estos tendré que actualizarme a la reciente versión 8.10 a ver si ya está arreglado ;-P.

31 octubre 2008

DealExtreme

DealExtreme En mi último post mencionaba un sitio web llamado DealExtreme. Cualquiera que haya tenido la curiosidad de hacer clic en el link se habrá encontrado con una tienda online gigantesca, llena de todo tipo de cachivaches a precio de saldo. El alter ego de los "Todo a 100"/"Superchino" en el mundo virtual.

Como ya explicaba parrulo (quien, por cierto, está hoy de cumpleaños, ¡felicidades otra vez!) hace unos meses en su propio blog, en este lugar puede encontrarse casi cualquier chorrada que a una se le ocurra, y además algún otro tipo de frikadas más o menos útiles. Rebuscando, incluso pueden encontrarse productos realmente interesantes, como baterías para cámaras de fotos o todo tipo de cables y conectores. No obstante, lo increíble del lugar no se queda en su ridículo precio, ni siquiera en el hecho de que la forma de pago sea a través PayPal, sino en que no se cobran gastos de envío. ¿El truco? Bueno, el envío se realiza por correo postal normal, así que puede tardar unas tres semanas en llegar.

Eso sí, las comparaciones con respecto a las tiendas chinas de barrio se sostienen en todas sus dimensiones: no esperen una gran calidad. El pedido llegará correctamente, pero lo adquirido podría no funcionar, dejar de hacerlo en los dos minutos siguientes a su recepción, o tener un tiempo de vida más o menos razonable en el mejor de los casos. Aún así... ¡es difícil resistir la tentación de no hacer la prueba!

28 octubre 2008

Canon IXUS 970 IS

Canon IXUS 970 IS Quienes hayan echado un vistazo a los detalles de las fotos de Vigo, a las de Victoria o a las de Helsinki que he subido recientemente a mi página de Flickr es posible que se hayan dado cuenta de que las he sacado con una nueva cámara: una Canon IXUS 970 IS, que me acompaña desde hace ya casi dos meses.

Realmente, no es que fuese tiempo de jubilar y decirle adiós a mi anterior Canon PowerShot A530, que apenas llevaba conmigo un par de años y medio, pero uno de esos fenómenos que yo denomino "herencia por renovación" que se producen con frecuencia entre hermanos, en esta ocasión inducido por la necesidad del menor de adquirir su propia cámara fotográfica, desembocó finalmente en la adquisición de una moderna IXUS :-D.

La verdad es que estuve dudando varias semanas si dar el salto de la fotografía esporádica a la fotografía aficionada tomada algo más en serio. Mi candidata más firme para ese propósito era la Canon PowerShot S5 IS, pero al final la sensatez se impuso sobre los deseos de grandeza.

Frente a mi antigua cámara, la IXUS 970 IS ha supuesto, entre otras cosas, lo siguiente:

  • 6 megapíxeles más, que suponen poder pasar de imprimir una foto a tamaño A4 a poder hacerlo en tamaño A2
  • 1 aumento óptico más, que en concreto significará poder acercar elementos distantes un 32%
  • estabilizador de imagen, probablemente el elemento diferenciador más importante, que debería ampliar significativamente el rango de escenarios (por ejemplo, en condiciones de escasa luminosidad o en movimiento) en los que obtener buenas instantáneas con éxito
  • reducción de tamaño y peso, siendo más significativa la primera, con 10 centímetros cúbicos, frente a apenas 15 gramos menos
  • cambio de pilas a batería de litio, que de momento se está traduciendo en una mayor comodidad, aunque es de esperar que con el tiempo la autonomía se vaya reduciendo; entonces, será el momento de rebuscar en DealExtreme...

Como siempre, lo único que no gusta de las pequeñas y ligeras IXUS, cuyo nivel técnico ha alcanzado con este modelo cotas más que aceptables, es el económico, incluso buscando la mejor oferta online. En fin, ¡supongo que habrá que sacar muchas fotos para amortizarla!

27 octubre 2008

Helsinki

Helsinki Market SquareYa estoy de vuelta en Göteborg después de un fin de semana en el país vecino. La verdad es que tenían razón quienes me dijeron que era tiempo suficiente para ver lo más destacado, y también quienes opinaron que era una pequeña y bonita ciudad.

Curiosamente, aunque el termómetro marcaba normalmente un par de grados más que aquí, la sensación térmica fue en todo momento mucho menor, muy probablemente a causa del viento. Por suerte, el sábado tuvimos un día bastante pacífico, donde el sol llegó a brillar entre las nubes en bastantes momentos del día, así que tuve la oportunidad de hacerme con un buen conjunto de instantáneas de la capital finlandesa. También pude degustar algunos de los platos típicos, como poronkäristys (carne de reno con puré de patatas y frutos del bosque), lohikeitto (cremosa sopa de salmón y patata), o juustoleipa (queso típico de Laponia). La primera me resultó un tanto seca y el último tenía una textura realmente extraña, pero la sopa merece realmente la pena probarla.

Por lo demás, las similitudes entre Suecia y Finlandia son evidentes, como cabía esperar. El tipo de ciudades, su distribución, su fisonomía, su arquitectura... y aunque prestando atención se puede llegar a distinguir entre sus habitantes, su carácter y costumbres también son muy similares. En fin, kiitos a quienes nos atendieron durante el fin de semana y moi, moi!

24 octubre 2008

Finlandia, el país que crece entre los árboles

Este fin de semana ha empezado con un poco de adelanto para mí, que me he tomado el viernes libre (con permiso, por supuesto) para, aprovechando que estoy en escandinavia, volar a Finlandia y visitar Helsinki.

El vuelo directo desde Göteborg, el primero de la mañana, con Blue1, transcurrió sin incidencias y, como sólo me he traído una mochila, apenas unos minutos después de aterrizar (con un cuarto de hora de adelanto sobre el horario previsto) ya estaba en el autobús 615 con destino al centro. Escasos treinta minutos son necesarios para poner el pie en el mismo Rautatientori.

La crónica sobre la ciudad, probablemente el lunes, cuando ya esté de regreso en Suecia. Aunque la verdad, estando absolutamente todo en finlandés y en sueco, en cierto modo parece que no haya dejado el país vecino. Es curioso, pero aunque la temperatura es un par de grados más elevada que en Göteborg, la sensación térmica en Helsinki es de bastante más frío, así que por fin le daré uso a bufanda, gorro y guantes.

Mi primera impresión, no obstante, sobre este país con poco más de cinco millones de habitantes (un millón de personas menos de las que viven en la comunidad de Madrid) y apenas medio millón en la capital, tiene que ver con el paisaje que se observa desde el aire al aproximarse a esta ciudad del Báltico. La cantidad de superficie de bosque es tal que los árboles, altos y delgados, parecen dominarlo todo, de suerte que son las edificaciones, las casas, las carreteras, las que parecen pugnar por un espacio propio. Hay otros países en los que abunda la vegetación, por supuesto, pero de alguna manera, sobre todo en las proximidades de los lugares tocados por la mano del hombre, la naturaleza parece haber sido en cierto modo domada, los árboles siguiendo las líneas de las autopistas, decorando los jardines, formando parte de un paisaje bello y ordenado. Finlandia parece carecer de ese control sobre dicha naturaleza, que impone así su voluntad acerca de cómo, cuándo y dónde decide hacer su aparición...

21 octubre 2008

Slacker Uprising

Dentro de exactamente dos semanas, el martes 4 de noviembre, se celebrarán elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Durante meses, la incertidumbre con respecto a su posible resultado ha estado campando a su antojo a lo largo y ancho de los medios de comunicación, tanto estadounidenses como internacionales. Sin embargo, me da la impresión de que, desde hace relativamente poco, más y más lanzas están cayendo del lado del candidato demócrata, Barack H. Obama. Juzguen por sí mismos: sólo esta semana, le han apoyado públicamente personajes tan diversos como Eric Schmidt (presidente de Google y miembro del consejo de administración de Apple) y el ex-secretario de estado Colin Powell (nombrado en su día por el propio George W. Bush). Para poner la guinda, hasta el Houston Chronicle, el rotativo local de mayor tirada de Houston (corazón de la republicana Texas, donde el petróleo no se llama petróleo sino texan tee) y uno de los diez más importantes del país, que sigo ojeando de cuando en vez aunque ya hace dos años de mi estancia por aquellas latitudes, se ha proclamado a su favor en su editorial (algo que ya habían hecho otros grandes diarios norteamericanos).

Quién sabe si esta serie de guiños se corresponden con algo más que la tendencia final en las encuestas durante las últimas semanas antes de la cita electoral, o si por el contrario refleja realmente la voluntad de quienes se hayan detrás de ellos. De ser el caso, quizás podría marcar la diferencia con respecto a las últimas elecciones. Que de la alternancia que de ello se derive nazca realmente un gobierno diferente que lleve a la práctica el cambio que ha servido de lema a su campaña, sólo el tiempo lo dirá, y el resto del mundo será, como siempre, su espectador.

Sea como fuere, el título de mi entrada de hoy coincide con el del documental que el controvertido Michael Moore difunde a propósito de la convocatoria a urnas, quizás con la intención de que, quienes en él se vean reflejados, recuperen parte del coraje que hace cuatro años les hizo sumarse a su iniciativa de movilización del electorado más joven. Dicho documental puede verse y descargarse desde la web del mismo nombre, aunque la descarga sólo es gratuita desde USA y Canadá. Por supuesto, a estas alturas está también disponible en Youtube y Google Video. Si alguien quiere una copia de buena calidad, que no dude en pedírmela (efectos colaterales de mi reciente visita a Victoria ;-)). Aunque poca relevancia puede tener el ya caduco enfrentamiento Bush-Kerry, el visionado del reportaje es en cualquier caso recomendable.

19 octubre 2008

Dilema moral: ¿cuán ético eres? (9a entrega)

El post de ayer me ha hecho darme cuenta de cuánto tiempo ha pasado ya desde la última entrega de la serie de entradas que, algunos domingos, estaban destinadas a compartir reflexiones sobre distintos temas íntimamente relacionados con la moral y la ética. En ellos, aunque no han sido muchos, ya habían aparecido temas de debate habitual, como el aborto o la eutanasia, otros de cariz más genérico, como la tolerancia, la libertad de expresión y la democracia, y algunos casos concretos que exploraban nuestras reacciones ante diferentes escenarios hipotéticos.

Hoy quiero recuperar esta serie con una nueva propuesta, al hilo de mis reflexiones sobre nuestras ideas, motivaciones y metas, y las de nuestros semejantes. Según el filósofo racionalista holandés Spinoza, los valores personales son en realidad productos creados por el hombre, invenciones humanas poco menos que arbitrarias. Dicho de otro modo, en la vida, aquéllo que buscamos, que nos mueve o en lo que creemos, no es una elección nuestra basada en la bondad del propio objetivo, método o pensamiento, sino que nos convencemos a nosotros mismos de que es bueno porque es en lo que creemos, porque es nuestra manera de hacer las cosas, porque es nuestro propósito.

Por supuesto, esta fue una de sus afirmaciones más polémicas y, desde entonces, muchos pensadores han afirmado exactamente lo contrario: que no juzgamos que algo es bueno porque lo perseguimos, nos motiva o creemos en ello, sino que sostenemos, nos impulsamos o buscamos aquéllo que juzgamos que es lo correcto.

¿Y tú, cuál crees que es tu caso? ¿Te has parado a pensar alguna vez si te guías por aquéllo que consideras adecuado, o si simplemente crees que tus principios son los adecuados porque son los que tú persigues?

18 octubre 2008

Cada vez más cerca... y cada vez más lejos

Se dice, aunque tal vez sea una de esas frases que se repiten hasta la saciedad por lo bien que suenan, que las nuevas tecnologías nos unen cada vez más. Que Internet, sin ir más lejos, nos acerca información que de otra manera jamás llegaría a nosotros. Las comunidades sociales que cada día nacen gracias a ella conectan gentes que, de otro modo, nunca habrían sabido unas de otras. Y sin embargo, a mí en ocasiones me produce una sensación de desasosiego, una impresión de lejanía, un sentimiento triste y desapegado.

También se dice, y probablemente es otra de esas citas que se convierten en muletillas, que la ignorancia es la felicidad. Que el conocimiento y la sabiduría no hacen más feliz al más erudito. Que quien desconoce, a veces, en su burbuja, ajeno a los males y peligros que lo acechan, vive más contento. Y es eso precisamente lo que, a veces, llego a pensar cuanta más información manejo y cuanta más gente conozco.

Con todo, bien pensado, no es la información en sí la que induce ese estado. Ni son las personas las que provocan esa reacción. Ese asombro inicial, la incredulidad que lo sucede, y la impotencia que lo culmina, en gran medida se deben a un ingenuo esquema que se oculta en algún rincón de la mente, que nos lleva a pensar que el progreso técnico ha de ir necesariamente emparejado con el progreso mental, personal y social. Como en aquellos cuentos e historietas que leía de pequeña, donde siempre había un final feliz. Como en los dibujos animados que veía después del colegio, donde siempre triunfaban los valores más humanos, la justicia y la razón.

Lo más curioso de todo es que, en ocasiones, aquéllo que más nos perturba es lo que resulta estar más cerca de nosotros. Entre las aparentes paradojas de la realidad en la que vivimos hoy, se encuentra el hecho de que nos podamos sentir mucho más identificados con elementos geográficamente tal vez muy distantes, pero con los que nos vemos intencional, filosófica o conceptualmente hermanados. Este supuesto contrasentido lo es, en parte, debido a las experiencias que parecen enseñarnos desde la infancia que lo más próximo es lo más similar a nosotros: compartimos rasgos físicos y de carácter con miembros de nuestra familia, forjamos nuestras primeras amistades basándonos en las más simples afinidades. Y por extensión, generalizamos inconcientemente y asumimos que en nuestro entorno, aquéllos con quienes compartimos ciertas características visibles, son candidatos a poseer otras que, libremente, nos otorgamos. Pero llega el momento en que nos damos cuenta del error, de que en realidad no es así, y nos preguntamos entonces cuál es el origen de nuestras diferencias y su relación con nuestras similitudes, atónitos al descubrir que las variables más obvias parecen, repentinamente, eliminadas de la ecuación.

En ese momento, perdidos todos los puntos de apoyo, sólo la pregunta permanece: ¿cómo? ¿por qué?

¿Cómo es posible que haya gente que comparta conmigo su rango de edad, su clase social, su entorno cotidiano... y que, por contra, exhiba unos valores, ideas, razonamientos completamente impropios, incomprensibles, inimaginables para mí? Por supuesto, no seré yo quien se proclame en posesión de verdad absoluta alguna en el terreno de la ética o la dialéctica. Pero es ésta, precisamente, una de las primeras grandes diferencias a que enfrentarse: otros semejantes sí se muestran absolutamente convencidos de su saber y creer, capaces de sostener la mirada, quién sabe si desafiantes o simplemente irreverentes, al mismísimo Sócrates. Y claro, partiendo de semejante piedra angular, es virtualmente imposible debatir serenamente sobre el pasado, sobre el presente o sobre el futuro, sobre personas o sobre cosas, sobre lo material o lo inmaterial. Ni qué decir tiene que la pena realmente no es lo arduo de la tarea... sino que sea yerma.

Dicho lo cual, en mi fuero interno sigo sabiendo, aunque no quiera reconocerlo, que, pese a todo, volveré a mirar en ese espejo, leyendo manifiestos insostenibles, asistiendo a conversaciones baldías... Frotándome los ojos, respirando hondo y haciendo acopio de todas mis fuerzas para no caer en el mismo saco y exponer otro punto de vista de la mejor forma que sé hacerlo. Quizás porque lo que más me inquieta es llegar a conocer la respuesta a esa pregunta permanente, a ese cómo, a ese por qué... y eso, aunque desvelarla me atrae tanto como me aterra: ¿y si no hay razón para tanta sinrazón? ¿Y si soy yo la que podría haber estado del otro lado del espejo?

17 octubre 2008

¿Fin de semana?

Pues sí, ya estamos virtualmente en fin de semana, el primero de los cinco que pasaré en Suecia esta vez, y apenas puedo creerlo. El tiempo da la impresión de ir más rápido cuando nos lo pasamos bien o cuando estamos completamente concentrados en lo que tenemos entre manos, y supongo que a mí me ha pasado una combinación de ambas cosas.

En cuanto al otro tiempo, el atmosférico, parece haberse reconciliado con estas latitudes para recibirme, pues el sol ha brillado en los cielos de Göteborg todos los días desde mi llegada, salvo el miércoles. La ciudad se ve preciosa con todos sus árboles luciendo una brillante gama de ocres, amarillos y rojos, y la gente aún camina ligera, pues las temperaturas todavía son relativamente agradables (aunque sospecho que tendré tiempo suficiente para darle uso a los jerséis tupidos que me he traído).

Y como mi reducida selección de vocabulario sueco aún no es suficiente como para dar jugo, os dejo tres enlaces a mi descubrimiento musical de la semana, que también es local. Se trata del grupo Abalone Dots, un cuarteto de chicas que componen, cantan y tocan unos ritmos que probablemente darán que hablar, pues parece ser que se preparan para dar el salto a la esfera internacional. ¡Que los disfrutéis!

Más aquí y aquí.

13 octubre 2008

Välkommen till Göteborg II

Pues aquí estoy, apenas ocho meses después, de nuevo en Gotemburgo. Es extraño, porque es la primera vez que repito destino en uno de estos viajes, y la familiaridad con todo lo que me rodea convierte la experiencia en algo totalmente diferente.

La mañana se despertó en A Coruña con el paisaje cubierto por un espeso manto de niebla, haciendo augurar lo peor: la más que probable posibilidad de que los primeros trayectos del día fuesen desviados a Santiago de Compostela (con el consiguiente "erótico resultado" que de ello se podía derivar). Sin embargo, la suerte decidió ponerse de mi lado porque, aunque efectivamente los pasajeros del vuelo de las seis y media fueron conducidos a la capital gallega en autobús, no ocurrió lo mismo con el avión que yo tenía que tomar media hora más tarde. El piloto nos advirtió, tras el saludo matutino de rigor, que realizaríamos un despegue en condiciones de baja visibilidad, pero apenas unos minutos después dejábamos tras nosotros, sin problemas, la fantasmagórica estampa de bruma y penumbra. Para que luego digan que a quien madruga...

Una de las cosas que más me gusta de volar, especialmente cuando el cielo está cubierto, es la peculiar sensación que no puedo evitar sentir cuando el avión, conmigo en su interior, emerge de entre las nubes como si de un enorme cetáceo se tratase, saliendo a la superficie espumosa del mar para llenar sus pulmones. Igual que una ballena, el pájaro de metal deja atrás las profundidades que oculta el vapor de agua, y se adentra en unos dominios que son sólo suyos, donde siempre brilla el sol. Entonces parece en verdad un pájaro, un albatros, que planea majestuoso sobre las olas, completamente blancas aquí, pero que se me antojan igual de tangibles, por mucho que mi mente me diga que no tienen la textura de algodón con que mis ojos las perciben. Hoy el espectáculo ha sido igualmente grandioso, jirones de niebla desgarrada cubriendo los valles aún sumidos en la oscuridad nocturna, mientras desde mi privilegiada situación ya podía vislumbrar el amanecer, allá a lo lejos, sobre la línea del horizonte.

Tal estampa no se podía ver empañada, de modo que las escalas se fueron sucediendo en enlaces rápidos y puntuales, de suerte que a las tres de la tarde aterrizaba en tierras suecas. Se habría dicho que hasta mi maleta quería estar a la altura de las circunstancias, pues apenas tuve que esperar para verla aparecer sobre la cinta transportadora. Y al salir de la zona de recogida de equipajes, una cara ya familiar esperándome, un trayecto por una carretera que ya he recorrido antes -aunque en esta ocasión los árboles no están desnudos, sino vestidos con sus mejores galas de otoño-. Ya entrando en la ciudad, las calles conocidas, los ojos escudriñando cambios, la mente comprobando el mapa mental que conservaba en el recuerdo. Todo sigue igual.

La residencia también es la misma; no quien me atiende, pero sí sus explicaciones. Y la habitación, casi idéntica, es prácticamente contigua a la de la vez anterior. Mientras deshago la maleta, pensando en el supermercado al que iré a comprar y la esquina exacta donde está el cajero en el que sacaré dinero, es casi (salvando las obvias distancias) como si estuviera en una segunda casa...