09 marzo 2008

Göteborgs stadsmuseum

En compensación por el buen día de ayer, hoy está cayendo sobre Göteborg toda la lluvia que la predicción daba para el fin de semana. Así pues, el paseo campestre que Thomas y su familia habían proyectado que compartiésemos después de la agradable comida a la que me han invitado en su casa, ha sido sustituido por una visita al museo de la ciudad.

Stadsmuséet Göteborg A través de las salas de este museo se hace un recorrido por las distintas etapas de la historia de la ciudad, desde los vikingos hasta nuestros días. Pueden verse los restos, casi completos, de un auténtico barco vikingo, que fue encontrado en el fondo del río hace algunos años, y también varias maquetas que permiten apreciar el crecimiento de la ciudad desde que fue fundada hasta que, con el paso de los siglos, fue desbordando sus murallas y extendiéndose por los alrededores. Realmente es muy interesante, y la entrada cuesta sólo 40 coronas, que además dan acceso a éste y otros cinco museos de la ciudad hasta el final del año. No es que yo le vaya a sacar mucho más provecho, puesto que el fin de semana próximo ya regreso, pero aún así es algo que merece ser destacado.

El otro aspecto reseñable de los museos suecos es su orientación a todos los públicos, independientemente de la edad. Pero, ¿cómo conseguir que un museo sea un lugar donde un niño pueda entretenerse más allá del -corto- intervalo de tiempo que la exposición pueda mantener su atención? Pues con una zona interactiva específicamente diseñada para ellos, donde pueden jugar a placer. Y no sólo eso, la cafetería también tiene un rinconcito con libros y juguetes para que los más pequeños puedan estar entretenidos mientras los adultos disfrutan de un té caliente o un trozo de tarta. Cuánto enriquece viajar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario