22 mayo 2008

Publicación diferida en Blogger

Gracias a la última característica que Blogger ha puesto a disposición de quienes utilizan este sitio para publicar sus bitácoras, la vida de aquéllos que dedicamos una parte de nuestro tiempo libre a rellenar las autopistas de Internet con pequeños montoncitos de bits relacionados con nuestras (pseudo)anónimas vidas, opiniones o aficiones, lo tenemos, si cabe, aún un poco más fácil. Se trata de la posibilidad de programar la publicación de un post, lo cual permite que los contenidos puedan aparecer en el blog sin que el propietario se tenga que ocupar de ello en ese preciso momento.

Todo mensaje tiene una fecha y una hora asociadas, normalmente los que se corresponden con el momento de su creación. No obstante, dichas fecha y hora son modificables, por supuesto. No en vano a veces creamos una entrada que no ve la luz en ese momento, sino que pasa a la lista de borradores por un tiempo, por ejemplo. Básicamente, hasta ahora, era el momento en que se pulsaba el botón "publicar" cuando la entrada se hacía visible a los lectores, independientemente de su fecha asociada, que se usaba únicamente para ordenarlas. Ahora, con la funcionalidad de publicación diferida, pulsar el botón "publicar" no tendrá efecto alguno si la fecha asociada a la entrada es una fecha futura. En tal caso, la entrada se hará realmente pública cuando se alcance la fecha indicada, teniendo el efecto, pues, de poder programar la publicación de mensajes. Por supuesto, en el caso de fechas pasadas, el comportamiento sigue siendo el habitual (y esperable).

Así pues, se acabó la acumulación indefinida de ideas en los borradores... cualquier momento de ocio será bueno para perfilarlas, ponerles una fecha de publicación ¡y despreocuparse! Estáis leyendo esto precisamente porque funciona a la perfección ;-).

2 comentarios:

  1. Aaaay, ay, ay... dura y limitada es la vida del bloggero de alquiler...

    ¿Te hablé de mi oferta de alojamiento por 5 €/mes? xD

    ResponderEliminar
  2. Bah, como puedes ver, cada vez menos dura y limitada. No seré yo quien le mire el diente al caballo regalado, ¡aunque gracias por el desinteresado ofrecimiento! ;-P

    ResponderEliminar