03 agosto 2008

Nokia N810

Nokia N810 Desde hace diez días tengo en mi poder un curioso cacharrito de esos denominados por la industria internet tablet, un Nokia N810. Con un tamaño a medio camino entre una PDA y un teléfono móvil, y un peso de poco más de 200 gramos, este dispositivo es la perfecta alternativa al portátil en muchas ocasiones. Gracias a su conectividad WiFi, se convierte en el compañero ideal para echar un vistazo al correo electrónico, leer las actualizaciones de los RSS o incluso chatear cómodamente (virtud a su teclado desplegable) tirada en el sofá o desde la terraza de un bar.

Que el aparato está pensado esencialmente para comunicarse lo demuestra el hecho de que las utilidades integradas y más accesibles son precisamente la bandeja de entrada (con soporte para cuentas tanto POP como IMAP) y la lista de contactos (GoogleTalk o Jabber por defecto, pero ampliable a cualquier otro protocolo gracias a un pequeño parche), así como el hecho de que traiga preinstalados programas de VoIP como Skype o Gizmo, y de que posea una cámara VGA de 640x480 con soporte para imágenes y vídeo. Por supuesto, un sencillo navegador forma parte también de los imprescindibles, que se completan con un lector de RSS y otro de PDFs.

El otro elemento de ocio para el que el Nokia N810 está pensado es la reproducción de sonido y especialmente de vídeo. Su pantalla de 4,1" tiene una decente resolución de 800x480 y color de 16 bits, y su sensor de luz ambiental permite que el brillo se ajuste automáticamente dependiendo de las condiciones del entorno. En cuanto a la capacidad de almacenamiento de la que dispone, su memoria interna alcanza los 2GB, pero acepta tarjetas miniSD/microSD de hasta 8GB, y los contenidos, además de descargarse de la web, pueden transmitirse por bluetooth o por USB. Personalmente, la única capacidad de la que probablemente no sacaré mucho provecho es de su localizador GPS.

Sin embargo, lo que hace realmente especial al Nokia N810, sobre todo en comparación con el ultracool iPhone es la plataforma que le da soporte: Maemo, cuyo conjunto de bibliotecas (open source) se apoyan directamente sobre Debian y GNU/Linux, algo que se deja adivinar en algunos de los "extras" disponibles, como el X Terminal, o en el administrador de aplicaciones (con sus "catálogos" totalmente al estilo de los almacenados en el sources.list de apt).

En definitiva, el Nokia N810 es un excelente aliado tecnológico que no sólo ha conseguido que mi ordenador de casa se mantenga apagado prácticamente durante toda la semana, sino que muy probablemente lo reemplazará de ahora en adelante en muchos de mis viajes :-D.

4 comentarios:

  1. ¡¡¡Me gusta tu teléfono!!! Y mucho más que el iphone sin duda, lo "malo" que suelen tener estos teléfonos es que son carillos y pasados x años quedan desfasados y siempre quieres alguno de la siguiente generación :P

    ResponderEliminar
  2. Pues efectivamente, el aspecto económico es claramente su contra más importante. A ver si poco a poco este tipo de cacharrillos++ se van popularizando (si consiguieron convencernos de que no podemos vivir sin una cámara en el móvil, por mala que sea, digo yo que será más fácil con una conexión a internet y todo lo que de ello deriva) y eso contribuye a que se popularicen los precios :-).

    Y con respecto a lo del desfase... pues desgraciadamente también es el pan de cada día, y entre los avances en el terreno y el hiperconsumismo que mueve nuestras economías, no le auguro que se vaya a moderar en un futuro próximo...

    ResponderEliminar
  3. Mmmm... esta comparación con el iPhone me despista... ¿El invento este también es teléfono GSM/UMTS/HDSPA/lo-que-sea o depende de la conexión WiFi para usar VoIP? Es que recuerdo que tras ver el de algún igalo todo me pareció maravilloso salvo la parte de que realmente no era un teléfono, lo cual calmó a mi pequeña bestia geek/consumista xD

    ResponderEliminar
  4. Que no te confunda la comparación, no es un teléfono, depende de la conexión a internet para usar VoIP. De todas maneras, ten cuidado estos días, que tu pequeña bestia puede volverse incontrolable si llega a leer el anuncio del iPhone Nano ;-).

    ResponderEliminar