21 septiembre 2008

Vigo

Hay una cosa de la que no me siento orgullosa. Es más, que me produce hasta cierto punto un grado de incomodidad. Y es que, últimamente, con tanto viajar, viajar, viajar y viajar (aunque sea casi siempre por motivos laborales) podría decir que conozco más ciudades extranjeras que lugares mucho más próximos a mí. Por irónico que sea, es algo que le ocurre a mucha gente. Viajamos y visitamos monumentos, museos, exposiciones... pero muchas veces no ponemos el pie en los que están en nuestra propia urbe durante muchos años (concretamente, suele ser hasta que aparece alguna visita foránea a la que tenemos que precisamente servir de guía).

El contratiempo que me ha retenido en esta ciudad durante el fin de semana me ha permitido, pues, tranquilizar mi ánimo a ese respecto brindándome la oportunidad de pasearme por las calles de la mayor ciudad gallega. No es que sea la primera vez que estoy aquí, pero sí la primera que la he recorrido completamente en modo turista.

Rozando los trescientos mil habitantes, Vigo tiene algo más de aspecto de "gran ciudad" de lo que puede tener A Coruña, por ejemplo, a pesar de aventajarla en apenas cincuenta mil censados. Como era domingo, muchas sus anchas calles y avenidas estaban bastante desiertas. Con todo, he tenido ocasión de dar un buen paseo por los lugares más emblemáticos y, como es habitual, una selección de instantáneas está ya en Flickr.

Y para ver si a la segunda va la vencida, ¡deseadme suerte en el viaje de mañana!

2 comentarios:

  1. Efectivamente, tiene bastante más punto de ciudad que A Coruña... con todo lo malo que eso implica (y creo que poco o nada de lo bueno xD)

    ¡Pero mójate! ¿A que es horrendo? xD

    Suerte!

    ResponderEliminar
  2. ¡Serás exagerado! Hombre, no es por llevarte la contraria, pero a mí lo poco que me dio tiempo a ver no lo calificaría de horrendo :-P.

    ResponderEliminar