12 noviembre 2008

Estocolmo

Mañana por la mañana temprano cogeré un tren sueco de alta velocidad para, en dos horas y tres cuartos plantarme en la capital del país, Estocolmo, y asistir a la decimocuarta Conferencia de Usuarios de Erlang (EUC'08). Desgraciadamente, la conferencia sólo dura una jornada, así que tan pronto termine me montaré en otro tren de regreso. Auguro, pues, poca oportunidad de ver la ciudad...

Actualización: Efectivamente, ya estoy de vuelta y con verdadera pena, pues lo poquísimo que pude ver me convence de que Estocolmo merece la pena ser visitada con calma... ¡en otra ocasión será!

No hay comentarios:

Publicar un comentario