04 diciembre 2008

Matrimonio civil how-to

Ni qué decir tiene que desde el pasado viernes hemos recibido numerosas felicitaciones, muestras de cariño y buenos deseos, todos ellos edulcorados con generosas dosis de sorpresa que las han dotado de un sabor muy entrañable. Aprovecharé este post para dar las gracias, una vez más y públicamente, y al mismo tiempo para intentar responder a la pregunta que mucha gente se ha planteado a raíz de nuestro enlace: ¿cómo han sido capaces de casarse sin que (casi) nadie lo supiese?

La respuesta es rápida y sencilla, pues realmente sencillos y (más o menos) rápidos son los pasos que hay que seguir para contraer matrimonio civil (al menos en A Coruña, pero dudo mucho de que el proceso sea diametralmente diferente en cualquier otra localidad gallega o española). He aquí, pues, para información de quienes puedan estar interesados, la secuencia de pasos a seguir:

  1. Conseguir los certificados literales de nacimiento. De los documentos necesarios, el que tiene potencial para dar mínimamente la lata es el certificado de nacimiento. Es necesaria una certificación literal (es decir, no valen fotocopias, hay que presentar la copia expedida y sellada por el registro correspondiente), donde debe constar además que la finalidad para la que se emite el duplicado es, precisamente, la celebración del matrimonio. La antigüedad del certificado no puede ser mayor a 3 meses, de modo que desde la fecha en que lo consigamos tendremos 90 días para completar el resto de pasos. Si los contrayentes residen en la misma ciudad en la que nacieron, la obtención de este certificado es inmediata. Basta con acudir al registro civil correspondiente, y en un momento lo tendremos en nuestro poder (su expedición es gratuita). De no ser el caso, para contrayentes nacidos en aquellas provincias cuyo registro civil haya sido informatizado, también puede solicitarse por internet en la página del Ministerio de Justicia, salvo que las competencias correspondientes estén traspasadas a la comunidad autónoma (como por ejemplo el País Vasco, donde el proceso puede realizarse también online, pero en este caso desde la web de la Administración de Justicia del País Vasco). Siguiendo esta vía, recibiremos el certificado por correo ordinario en la dirección que indiquemos en un plazo que puede oscilar entre cinco y quince días.
  2. Certificados de empadronamiento. Generalmente será necesario que al menos uno de los futuros cónyuges esté empadronado en la ciudad en la que se pretende contraer matrimonio. En el caso de A Coruña, si la residencia en la ciudad de algún miembro de la pareja es superior a dos años, no necesitará un certificado, sino un simple volante de empadronamiento. El volante de empadronamiento se puede solicitar en el ayuntamiento, donde lo expiden gratuitamente en el momento, o bien en su sitio web, recibiéndolo en el domicilio correspondiente al cabo de unos días (o descargándolo, en caso de poseer un certificado de usuario de la FNMT). El contrayente que no lleve al menos dos años residiendo en A Coruña (o que tenga su residencia en otro municipio), deberá presentar un certificado de empadronamiento, cuya expedición suele tardar unos diez días y cuyo coste ronda los 10€, solicitándose y recogiéndose en las oficinas del ayuntamiento correspondiente.
  3. Fotocopias de los DNIs. Por supuesto, el día que se acuda al registro civil a presentar la documentación, habrá que ir provistos también de los originales.

Una vez reunida la documentación anterior, nos presentaremos en el registro civil. Allí se rellenarán varios impresos de solicitud que, junto con los mencionados certificados y fotocopias, darán lugar a la apertura del expediente. En ese momento, se fijará una fecha y una hora (generalmente al cabo de unos pocos días, dependiendo de la carga de trabajo del propio registro civil) para la entrevista con el juez, a la que deberán acudir dos testigos, además de la pareja (todos con sus DNIs en regla). Dicha entrevista es un breve encuentro que, uno por uno y de forma individual, cada futuro cónyuge y cada testigo mantendrá en privado con el juez que celebrará el enlace, de forma que éste pueda asegurarse de que el matrimonio se realiza de manera informada y voluntaria. Tras la entrevista (que dura apenas unos minutos) y el visto bueno del juez, los interesados indicarán la fecha en la que desean contraer matrimonio que, en el caso del registro civil de A Coruña, podrá ser cualquier martes o viernes no festivo, en horario de mañana, en el plazo de un año.

El día designado, futuros esposos y testigos deben acudir a la sala de bodas del registro civil, donde se levantará acta de su presencia y aguardarán a ser llamados ante el juez. Dependiendo del aforo de la sala habilitada al efecto, podrán acompañarles los amigos y familiares que estimen oportuno, que cabrán sin problemas hasta un número de veinticinco personas aproximadamente. La ceremonia en sí será breve, pues se reduce a la lectura de los artículos 66, 67 y 68 del código civil, a la solicitud del consentimiento de cada contrayente tras interrogación del juez (seguido de unos instantes por si se quiere realizar un intercambio de alianzas o similar), y la posterior firma del acta por los novios y los dos testigos (con permiso para la realización de fotografías), la rúbrica del secretario judicial, y la entrega del libro de familia.

Por supuesto, a todo lo anterior se añaden modificaciones, por ejemplo, si el estado civil previo de los contrayentes no es la soltería, o si su nacionalidad no es española. Para información exhaustiva al respecto, puede consultarse la web del ayuntamiento, donde también se explica qué trámites adicionales deben realizarse para celebrar la ceremonia en el propio ayuntamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario