08 enero 2009

Tarjeta Millennium... o cómo viajar al milenio pasado

Desde el pasado 1 de enero, los usuarios habituales del autobús urbano en A Coruña ya no pueden utilizar sus antiguas tarjetas monedero, que han sido sustituidas por la rimbombante tarjeta Millennium. Con el año nuevo, la tarjeta chip dejaba paso al RFID. Incautos, los siempre cándidos e inocentes, además de eternamente sufridos, usuarios del transporte público de la ciudad herculina, pensábamos que se acabarían los errores de lectura, los atascos subiendo al vehículo en los fríos y húmedos días de lluvia, los resignados conductores frotando los bonobuses antes de introducirlos una y otra vez en los lectores hasta que por fin se decidían a funcionar. La Millennium del nuevo milenio bastaba con acercarla a un pequeño lector, ¡qué maravilla!

Craso error. Las nuevas tarjetas no sólo fallan, igual que lo hacían sus predecesoras, sino que su más moderna tecnología ha traído consigo tanto más engorrosos problemas. Dirán que juzgo desde el prejuicio y la amargura, y será verdad, pero a mí me da que esta "moderna tecnología" es la más barata de su rango que pudieron encontrar, y claro, eso tiene sus consecuencias. Quien hubiese utilizado alguna vez este tipo de tarjetas que se activan con la proximidad, cada día más populares, se habría mosqueado las primeras veces que empleó la Millennium, pues cuando sus análogas pueden, en la gran mayoría de los casos, ser utilizadas pese a estar en compañía de otras, metidas en fundas, carteras o incluso bolsos (con la comodidad de no tener que buscarlas y/o extraerlas del lugar donde las guardamos), etc., la Millennium, muy exquisita ella, exige prácticamente el contacto físico con el receptor, y las más de las veces durante varios segundos. Con todo, ello se quedaría en anécdota de no ser por los inexplicables errores de funcionamiento, que sin previo aviso y sin remedio aparente, dejan la tarjeta básicamente inutilizable, al conductor con cara de circunstancias y al pasajero con semblante idiotizado.

¿La solución? Esta vez no vale frotar, sólo sacar la cartera y, cuando convenga, acudir en horario de 8 a 14 (aunque es recomendable que sea más bien próximo a las 8, pues es obligatorio coger número para ser atendido y en un determinado momento de la mañana, la máquina expendedora de tickets simplemente desaparece) a la estación de autobuses. ¿Y entretanto? Lo dicho, abonar religiosamente los 1'06 € a los que asciende, desde el mismo 1 de enero, el precio del billete simple.

No me lo digan, que ya me lo digo yo: tonta fui por no decir que viajaba sin efectivo y negarme a pagar el billete. Si todos los usuarios que se ven perjudicados de este mismo modo hiciésemos lo propio, ya procurarían invertir mejor los buenos dineros que nos dejamos en mejorar el pobre servicio que se nos proporciona a cambio de ellos. Eso sí, llámenme ilusa, pero pienso guardar todos los tickets que tenga que utilizar y reclamar que se me devuelva la diferencia de importe que debería haber abonado mientras no pueda acercarme a la estación a que me arreglen la dichosa tarjetita...

Si con estos resultados pretenden que éste sea nuestro "monedero municipal", me gustará ver quién es el valiente que se atreve a pagar, ya no la contribución, sino un mísero parquímetro con tan fiable medio...

5 comentarios:

  1. Hombre, ¡al fin me puedo deshacer de mi bono-bus! Yo llevándolo religiosamente en la cartera "por si acaso voy a Coruña"...

    De vez en cuando voy a una librería que me gusta y cada vez que compro algo me intentan endilgar una tarjeta de descuento. Les digo que no sistemáticamente tan sólo porque no quiero tener que cargar con otra puñetera tarjeta en el bolsillo.

    Ahora me lo tendré que plantear :-)

    ResponderEliminar
  2. Bien, pues aquí llega el abogado del diablo xD

    Podría ser que estemos ante un caso de mala pata. Yo uso la Millenium desde hace varios meses y lo cierto es que en todo este tiempo sólo me ha dado dos errores de lectura, ambos solucionados al segundo intento. De hecho, uno de ellos se debió a que intenté pasarla sin sacarla de la cartera. Pero vamos, esto último no me parece un gran inconveniente.

    En cuanto al tiempo que lleva pasarla, me parece muy razonable. De hecho, cuando hay ráfagas de clientes Millenium el incremento de velocidad subiendo al bus es muy notable. Nada que ver con el a ver que meto la tarjeta, uy uy uy que mala puntería, unos segundos de procesamiento, a ver que la saco...

    Puestos a criticar, me parece más coñazo que haya monederos separados dentro de la misma tarjeta... Aunque si no los hubiera también veo buenas razones para desear que los hubiera xD

    Finalmente, respecto al precio del autobús, con Millenium o sin Millenium, no hay abogado del diablo que pueda defenderlo xD

    ResponderEliminar
  3. Rigel: Pues ya sabes, reemplázala cuanto antes, cualquier cosa en la cartera es ya más útil que esa tarjeta (e incluso que la nueva, me apuraría a añadir).

    Parrulo: Sin acritud, pero la máxima mala pata que podías tener antes se arreglaba en unos segundos. Lo que significa ahora esto que tú llamas "mala pata", lo publicaré en un post, porque tiene una chicha que no veas. Y una gracia que me voy a estar riendo un mes seguido.

    ResponderEliminar
  4. Parrulo, xa quitando o tema dos problemas técnicos da tarxeta e o tema de que se non funciona teñas que pagar, o tema do doble moedeiro é o peor. De feito, a min gustaríame que fose como unha tarxeta de débido ou como a telepeaxe, que por exemplo ao rematar o mes che pasasen un recibo cos cargos realizados, porque para min, cargar a tarxeta xa é un coñazo.

    ResponderEliminar
  5. A mi me pasa lo mismo, ya la tube que cambiar una vez, porque practicamente nunca funcionaba, veo que hay personas que la llevan en la cartera y les funciona, pero a mi desde el primer dia tengo que poner bien cerquita del lector, y aun asi la mayoria de las veces da error y la tiene que pasar el conductor por su lector, pero al final ni asi, ya ni siquiera al conductor le funcionaba, asi que tube que pagar y cambiar la tarjeta. Total a la semana de tenerla ya iba igual de mal,el conductor me dijo que la tenia que doblar d euna forma para que funcionara, asi consegui que fuera llendo un tiempo pero ya no va tampoco, lo peor es que te quieren hechar la culpa de que la cuidas mal cuando yo nunca la llevo con el mobil, en casa la guardo lejos del telefono y la saco con muchisimo cuidado de la cartera para que no se ralle..la vieja solo me fallo dos veces en dos años! y encima veo que alguna gente sigue usando la vieja, pero yo tengo la nueva desde que dijeron hace meses que la iban a quitar, asi que ya estoy un poco harta..y encima ahora el bus cuesta 1€ y 9 centimos asi que cada vez que no funciona a pagar ..me parece un timo, hasta en madrid los autobuses son mas baratos!

    ResponderEliminar