09 enero 2009

Tarjeta Millennium... o cómo viajar al milenio pasado (II)

Querido/a lector/a:

Si tiene usted la mala suerte de ser asiduo usuario del sistema público de transporte de A Coruña, trate bien su pomposa tarjeta Millennium. Cúidela como oro en paño. Mímela. No pregunte cómo, pero en circunstancias por determinar puede dejar de funcionar, y eso supondrá una engorrosa aventura en la que, le aseguro, no quiere embarcarse.

Para empezar, sin importar cómo la haya adquirido (ya sea respondiendo cómodamente a la carta del ayuntamiento que llegó a su domicilio, o bien personándose en las oficinas municipales de María Pita, del Fórum Metropolitano o de la estación de autobuses), el único lugar donde podrán solucionar cualquier contingencia técnica es la estación de autobuses. Allí, en las oficinas que quedan a mano izquierda (la que queda a mano derecha es sólo para entregar la Millennium a los universitarios a quienes se les concede beca de transporte), le atenderán de 8 a 14. Bueno... le atenderán siempre que consiga número, para lo cual sin duda le recomiendo madrugar. No sólo porque al filo del mediodía la máquina expendedora de tickets desaparece misteriosamente, sino porque, a modo de referencia, hoy a las 9:20 tuve que esperar aproximadamente una hora, detrás de los 31 números que me precedían, entre el 50 y el 81.

Llegada su vez, le entrará la duda de cuánto tendrá que esperar por su nueva tarjeta. No se apure, por la tarjeta no tendrá que esperar nada, le harán un duplicado al instante. Pero se equivoque, no son buenas noticias. Que le den una tarjeta nueva y reluciente no significará que pueda simplemente marcharse y usarla, ¿en qué está usted pensando? Verá, ingenuo/a lector/a, "los datos se transmiten por la noche", así que hasta el día siguiente no podrá usted hacer uso de la "llave de su ciudad" que rezan los eslóganes (ah, bueno, y si resulta que es viernes, pues hasta el lunes nada). Eso sí, recuerde que antes de volver a usarla, tendrá que cargarla, independientemente del saldo que tuviese usted acumulado en la inutilizada predecesora. Y es que el dinero le será transferido, sí, pero sólo después de 15 días, plazo tras el cual podrá personarse en cualquier oficina de Caixa Galicia para, con la hoja que le darán, impresa en blanco y negro, sin sello ni reseña oficial alguna, pedir que le reintegren lo que era suyo, añadiéndolo a lo que en ese momento tenga.

Como comprenderá ahora, no puedo sino reiterarme en mis recomendaciones sobre las atenciones extremas a su pequeño trocito de plástico.

Suya affma. y s.s.

Dicho esto, sólo me queda felicitar a A Coruña por superarse: no sólo tenían uno de los peores sistemas de transporte público que he visto en mi vida, sino que ahora han conseguido que el sistema de pago haya alcanzado cotas igual de nefastas. Congratulations!

7 comentarios:

  1. Amen.

    Que tal iniciar unha campaña de firmas para esixir melloras no sistema das tarxetas millenium? Ou para volver ao sistema das tarxetas con chip?

    ResponderEliminar
  2. "[El de La Coruña es uno de los] peores sistemas de transporte público que he visto en mi vida"

    Has viajado demasiado por Europa y te han malacostumbrado. ¡Ojalá en Norteamérica tuviésemos la red de autobuses urbanos de La Coruña!

    Incluso en Londres el metro es horrible por las reducidas dimensiones de los vagones. En verano en hora punta produce un agobio propio de película de zombies.

    Del metro de Nueva York mejor no hablo. Aquello da miedo.

    ResponderEliminar
  3. Acompáñese mi anterior comentario con este vídeo de un sketch de los Monty Python:

    http://www.youtube.com/watch?v=HSQeMBzHR0o

    Transcripción: http://denserio.blogspot.com/2008/08/four-yorkshiremen.html

    ResponderEliminar
  4. Noelia: ¡Ahora mismo! (en serio)

    Rigel: X-D Soy plenamente consciente de que A Coruña no podría soñar con tener un sistema de transporte público comparable a los que se gastan germanos o escandinavos, no pido tanto ni de lejos. ¡Me bastaría con poder tener la seguridad de que podré pagar cuando me subo! ¿Es eso tanto pedir? ¡¡Por lo que más quieras, si es lo que más debería interesarles a ellos mismos!! (Nótese que en ningún momento he hablado de líneas, trayectos, frecuencias... ni siquiera he ahondado en los precios ¬_¬).

    ResponderEliminar
  5. Laura,

    Me retracto de mi anterior comentario. Tienes razon tanto en la fiabilidad como en el precio.

    ResponderEliminar
  6. yo en cuanto a tarjetas no puedo hablar, y no es que utilice muchas de las lineas del urbano en Coruña, pero sí puedo decir que los conductores conducen horriblemente mal!!!! el otro día cogiendo el bus en Zapateira fui la última en subirme y menos mal que llevaba manos libres para agarrarme, porque en la primera curva casi me mato!!! _luara_ te animo a hacer un post criticando a los conductores!!! XDD

    ResponderEliminar
  7. Mati: Al leer tu comentario pensé... "pero si yo ya he puesto a caldo a [cierto tipo de] conductores también en alguna ocasión". Y efectivamente, ¡cómo pasa el tiempo! Dentro de poco se cumplirán 3 años (¡que se dice pronto!) de esta otra entrada sobre los autobuses coruñeses. ¡Ay! Qué nostalgia ver que hay cosas que no cambian con el paso del tiempo :').

    ResponderEliminar